Reflexiones sobre el “estado”

Y aunque el nombre lo sugiera, poco o nada tiene que ver con política. xD

Este artículo fue escrito originalmente en medio de una noche de fiesta, en uno de esos momentos de inspiración tontos que le dan a uno. Y bueno, ya podría tener golpes así más a menudo… Avanti con ello pues.

Criss Angel

Llevo tiempo sin escribir algún artículo concreto pero la noche de ayer fue bastante inspiradora para unos cuantos. De momento publicaré este y luego ya se verá. Hoy me apetece hablar de un fenómeno que muchos de nosotros hemos dado en llamar “entrar en estado”.

Para todos aquellos que es la primera vez que escuchan eso, el hecho de “entrar en estado” es cuando tu energía, tus emociones, y tu juego están en un punto en el que buenas situaciones se suceden unas tras otras, conoces gente, enganchas de lujo, cierras como quieres y entras en un no parar frenético que te deja cada vez mejor sabor de boca.

Resulta que, en ocasiones, me encuentro con gente que más de una vez ha experimentado esto, y no sabe como ha ocurrido ni como repetirlo…

Bueno, yo les recomendaría analizar la situación. Haciéndolo yo mismo encuentro que todas y cada una de las veces que me ha ocurrido ha sido porque desconecto la mente, dejo de pensar y dejo de intentar las cosas, y me limito a hacer, ser y durar. Cuando te liberas de cosas como la necesidad de un buen resultado y no te paras a pensar en lo que puede o no ocurrir, y no intentas atajar las situaciones, sino que las vives, reaccionas en consonancia y con una adaptación inmediata, fluida y constante a las mismas, entras en estado en cualquier momento, así se haya muerto tu madre hace cinco minutos.

Pero en resumidas cuentas, a pesar de todas las veces que habrás leído en cualquier parte, que es mejor dejarse de estar pendiente de todo y vivir los acontecimientos, sé que muy pocas veces has hecho caso, que lo has intentado y te has sentido desamparado. Vale, ahora piensa. Es simple costumbre, estás acostumbrado a hacer las cosas de esta manera, y no te pilla muy familiar, lo entiendo. Pero esto tampoco te era familiar antes, y te acostumbraste… Sabes que te puedes acostumbrar a esto.

¿Que si espero que a mi me hagas caso, cuando a otros no se lo hiciste? Yo no gano nada de que me hagas caso, es para tu puerta para la que barres.

Asi que decide tu si quieres hacerme caso o no. Esperemos que decidas lo correcto para tu bienestar.

Te saluda,

Kheldar

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s