La actitud del luchador, por Aquiles

Sí, yo también me he reido con los colegas a costa de algunas escenas, y he imitado en plan de coña a Rocky con la boca doblada gritando “AAAADRIAAAAAN!“. Pero hace un tiempo me dio por ver la primera película y hombre, si bien tiene algunas cosas que fomentan el cachondeo (sobre todo siendo los andaluces como somos XD)… el mensaje que transmite la película, es absolutamente fabuloso. De hecho, siguiendo este mensaje sin saberlo, he llegado todo lo lejos que me he propuesto, y a dia de hoy he logrado varios sueños y sigo luchando en dirección a otros, sueños con los que la mayoría se conforma con soñar por verlos demasiado difíciles e irrealizables.

¿Cuál es el mensaje?

Bien. Para entender el mensaje, primero os debo contar parte del argumento de la pelicula Rocky I. Sólo parte, enfocada en el mensaje de fondo.

Rocky Balboa es un tio sin ningun futuro. Es boxeador de cuarta categoría, peleando en combates de poca monta por unos miseros dolares que no le alcanzan para vivir, por lo que tiene que trabajar, a su pesar, como maton a sueldo de un mafiosillo de los bajos fondos de Filadelfia, donde vive. Es decir, el tio no se mete a un trabajo en condiciones, entre otras cosas porque es un analfabeto que no tiene mucho cerebro. Pero ahi esta el tío, dandole igual todo, peleando cada semana en el ring, esperando su oportunidad.

Y el día menos pensado, cuando más hundido por la vida está, le llega. No una oportunidad cualquiera, sino una entre un millón. Por una cadena de casualidades, el mismísimo campeón mundial de los pesos pesados, un Mohamed Alí con el nombre cambiado (estamos en 1976): Apollo Creed, reta a este desconocido don nadie a un combate por el título mundial. Por arrebatarle el título mundial.

La primera reacción del chico, como la de muchos de nosotros ante un problema que se nos antoja que nos viene no grande sino enorme, ante un problemón, un desafío que las gente nos pinta, nos intenta convencer de que es imposible que tengamos la menor oportunidad de resistirlo siquiera, es intentar evitarlo, lleno de miedo. Pero el manager del campeón le insiste: No tendrás una segunda oportunidad, le viene a decir.

Así que finalmente, acepta el reto. Lo encara. Le echa dos …. Le echa valor, coraje, agallas, determinación, sacando todo esto de donde no lo hay. Así que se prepara física y mentalmente. La noche antes del combate tiene un momento de flaqueza, invadido por el miedo, diciendose a si mismo que a quien quiere engañar, si el es un don nadie y el otro es el mejor, si nadie ha podido con el… como nos ha pasado a todos.

Pero en los momentos previos del combate, coge su miedo y se enfrenta a el, a lo largo de los minutos. Se recuerda a sí mismo de lo que es capaz, lo fuerte que puede llegar a ser, que su corazón arde impaciente ante la batalla que va a librar contra Creed, contra sí mismo. Como podemos hacer todos.

No lo dice, pero sus ojos, si veis la pelicula (os recomiendo que veais YA rocky I y II, pues la segunda es continuación de la historia de la primera, y si os ha gustado la III y la VI. La IV sólo si os ha gustado el mensaje y la estética de las peliculas, etc, y ya os sentis familiarizados con él, lo cual es muy fácil. La V no la recomiendo)

El tipo tiene miedo, sabe que tiene todas las papeletas de que se la den mortal. Pero lo hace. Sabe lo que tiene que hacer, y se prepara para ello, arrastrando detrás su miedo, y pisoteandolo hasta que desaparezca. Tiene delante al boxeador más temible, al mejor, al más letal. Pero le da igual. Entre otras cosas porque sabe que él irá a por la victoria con todo, con hasta la última gota de sudor, de energía, de voluntad. Y que eso en el fondo, le permite tutear al gran problema que tiene delante, y enfrentarse a el.

Porque se enfrentará a el. Vedlo vosotros mismos, teniendo en la mente lo que acabo de deciros:

Bien. Al principio del combate, Rocky va hacia el campeón mundial, con miedo pero con decisión. Este empieza a golpearle una y otra vez, jugando con el a su antojo, riéndose de él. ¿Se deja vencer Rocky por el desánimo, por la frustración? No. Aguanta los golpes uno a uno, esperando su oportunidad. Que llega: viendo la oportunidad, Rocky se pasa por el forro sus miedos y falsas creencias y descarga un ataque sobre Creed que lo tumba. Nunca nadie había tumbado al campeón. Rocky lo sabe, y ello renueva sus ánimos: ahora acaba de demostrarse a sí mismo que es capaz de todo. Y que ese campeón del mundo, es sólo un hombre, al igual que él. El resultado lo podeis ver en el vídeo, despues de tumbar a Apollo Creed.

Porque sabe que huir de los problemas no es la solución, y mucho menos rendirse ante ellos, permitiendo a los problemas, a los cabrones y cabronas que hay sueltos por el mundo, etc. que te tengan sometido de rodillas. Sabe que la única opción digna es luchar, y seguir luchando, y cada vez que caemos, levantarnos con nuestras heridas, nuestros moratones, tragarnos el dolor, apretar los dientes, sacar el coraje y la casta, y lanzarse con todo contra nuestros problemas, nuestros miedos, etc. hasta que los tengamos a ellos de rodillas bajo nuestros golpes, nuestra entereza, nuestro pundonor, nuestro espíritu.

Porque otra cosa que nos enseña el personaje creado por Stallone, es que al igual que se pueden entrenar nuestras habilidades como seductores, la entereza, la fuerza de voluntad, el pundonor, el coraje, el luchar sin rendirse jamás, sin descansar, con paciencia y pundonor hasta la victoria o hasta que se certifique que a pesar de intentarlo de todas las maneras posibles, el problema de turno (siempre que sea exterior a nosotros, si es interior siempre habrá una solución, aunque a lo mejor en ese momento no la veamos), en cuyo caso “tiraremos la toalla” pero con la satisfacción de haber hecho todo lo humanamente posible… todo ello…

…se entrena, al igual que vemos en sus películas a este boxeador cómo entrena su potencia, su resistencia física, sus reflejos, su agilidad, su velocidad, incluso aprendiendo a pegar con su mano mala en rocky 2. Todo ello se entrena con lo mismo que entrena este boxeador: echándole constancia, voluntad, tesón. Estas tres cosas que tampoco os engañen ni os engañéis pensando “pero es que yo no soy constante, ni tengo voluntad, con eso se nace…”. Así como con las demas cualidades os digo, que con ello se nace, pero también podemos educarnos a nosotros mismos en ello, entrenarnos en todas esas cualidades.

Os lo digo por experiencia: yo empecé a aprender a ser constante y voluntarioso desde la adolescencia, practicamente. Y ahora mis amigos lo flipan conmigo. Es el resultado de seguir este camino durante mucho tiempo, sin permitirme desfallecer. Ahora bien, descansar un par de dias o tres de luchar si me veía agotado, sí. Pero sólo lo necesario ;), que también el descansar es muy importante para progresar de manera rápida y óptima hasta donde quieras llegar.

No te prives de soñar. Y no dejes de luchar por tus sueños, si ves que tienes sólo una probabilidad entre cien mil (ahora, si me dices que tienes 22 años, que eres malo jugando al futbol y tu sueño es que te fiche el Barcelona… echale siempre sentido común a tus sueños).

Un saludo.

Aquiles

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s