Flujo: Definición y consecución

Hora de hablar del concepto del Flujo, la esencia embebida en toda esta paranoia mental que es mi sitio web. Veamos qué hay que contar al respecto.

Desde hace generaciones, el concepto del Flujo ha aparecido variadamente en multitud de ámbitos de la vida. En psicología, en religión y espiritualidad, en el deporte, en la música, en educación… Se da en muchas cosas, la verdad sea dicha.

La definición “oficial” hace de ello un estado mental de inmersión en la operación que se está llevando a cabo, de manera completa. Sensación que se experimenta normalmente con la acción en curso.

Ha sido nombrado así porque toda persona que ha pasado por la experiencia la define como ser arrastrado por una corriente energética que impulsaba la acción. Por curioso que esto suene, no tiene relación con ese refrán popular, dejarse llevar por la corriente. Al menos, psicológicamente hablando.

Un señor, Mihály Csíkszentmihályi, propone 10 componentes de esta experiencia:

  1. Objetivos y metas claras (se distinguen perfectamente las reglas y las expectativas, y las metas son fácilmente alcanzables, alineadas con la propia habilidad y destreza). De hecho, el nivel de desafío de la tarea y el nivel de habilidad deberían ser parejos.
  2. Concentración, un alto grado de concentración en un campo concreto de atención (una persona metida en la acción tendrá la ocasión de enfocarse y volcarse profundamente).
  3. La pérdida del sentimiento de auto conocimiento, fusión de la acción y la conciencia.
  4. Sentido del tiempo distorsionado, se altera la percepción subjetiva de la experiencia temporal.
  5. Feedback directo e inmediato (los errores y éxitos en el curso de acción son tan sólo aparentes y obvios, así pueden ajustarse, con el comportamiento, según se necesite).
  6. Equilibrio entre el nivel de desafío y habilidad (la actividad nunca será ni muy complicada ni muy sencilla).
  7. Sensación de control sobre la situación.
  8. Debido a que la actividad resulta gratificante de forma intrínseca, tenemos la apariencia de realizarla sin esfuerzo alguno.
  9. Falta de atención a las necesidades corporales (al punto donde se puede llegar a un nivel de fatiga o hambre enorme, por ejemplo, sin darnos cuenta de ello).
  10. Absorción en la tarea, que introduce nuestra conciencia en la acción en sí misma. De esta manera, se funden conciencia y acción.

Sin embargo, se hace notar que no suelen estar presentes en la experiencia todos los componentes de la misma, por lo general… Sino que se encuentran varios, entre tres y siete de ellos según la inmersión en el proceso.

Seamos sinceros. Esto es la pura definición de lo que algunos llamarían utópicamente el “Estado idóneo”. Esta, para mí al menos, es la definición misma de la Fluidez como actitud y estado mental y sensorial. Varios conceptos orientales, tales como Mushin (mente vacía, no mente), Fudōshin (mente inamovible), y Zanshin (mente restante), hablan bastante bien de este hecho.

Este hecho ha sido ámpliamente explorado por las Artes Marciales, el Budismo (especialmente el Zen), el Taoísmo, el Yoga o incluso el Ikebana (arreglo floral Japonés). Una máxima es nombrada: “hazte Uno con lo que te rodea“.

Esto es algo que conocen los psicólogos (o deberían), que conoce cualquier persona interesada en la meditación, en la filosofía oriental y la verdad, el hecho de estar nombrado de manera diferente no lo separa de su significado similar.

Sin embargo, uno no puede forzarse a entrar en el Estado de Flujo. Sí se puede sin embargo propiciar su aparición, aunque ocurre por sí mismo. Es más común que aparezca cuando la voluntad y la intención están completamente volcadas en la tarea, siendo esta realizada por propósitos intrínsecos.

Las tres condiciones realmente necesarias para alcanzarlo son:

  • Tener claras las metas en las que nos vamos a involucrar. Esto añade una estructura y una dirección al propósito.
  • Tener un buen equilibrio entre la dificultad subjetiva de la acción y la percepción subjetiva de nuestra habilidad. Se debe confiar en poder realizar la tarea entre manos.
  • Dicha tarea debe tener un feedback claro e inmediato. Esto ayuda a que se pueda realizar lo necesario para facilitar y mantener el estado, además de reaccionar a los requerimentos de la acción que se acomete.

Los beneficios de alcanzar este nivel de abstracción son claramente palpables, puesto que es notable el hecho de que produce un efecto de disfrute muy intenso. Se lo declara una “fuerza positiva” porque permite un óptimo funcionamiento y desarrollo de habilidades.

El resto, cabe mencionar que tiene fuertes correlaciones con el funcionamiento aumentado, con un mayor desarrollo de habilidad y crecimiento personal (para ello, las metas y dificultades deben aumentar progresivamente al nivel de habilidad obtenido), y con una motivación subsecuente para realizar las tareas, y realizarlas correctamente (dado que al salir de dicho estado, uno se siente competente y eficaz en la acción realizada, sensación intensamente positiva).

He hablado de Mushin superficialmente en la entrada Estados del Juego Fluido 2: La No-Mente, y posteriormente hablaré de Zanshin y Fudōshin, lo mejor que sea capaz. De hecho Zanshin es el concepto del Sexto Principio del Juego Fluido (y de la Lección del Agua). En su debido momento se hablará de ello.

Ya conocéis algo más sobre el Estado de Fluidez, sobre cómo se origina, cómo propiciarlo y cómo puede beneficiaros. Os deseo lo mejor en la práctica de la consecución.

Bienvenidos al Camino

Kheldar

3 comentarios en “Flujo: Definición y consecución

  1. Excelente post sobre el juego fluido. Sin embargo, me gustaría hacer inciso en algunos matices sobre el mismo que espero me sea confirmado/corregido.
    Yo entiendo el camino del éxito al juego fluido como un adentramiento en los siguientes puntos:

    1. Definir claramente la meta que quieres alcanzar, y a partir de aquí saber qué esperas que esa meta signifique en tu vida. Por ejemplo, anhelas tener un coche, pongamos un Mercedes SLK, pero no determinas el color de la carrocería, ni de la tapicería, ni el tipo de llantas, y extras, y lo más importante…no sabes qué papel jugará este coche en tu vida.

    2. Una vez tienes clara la meta y su papel en tu vida, entiendo que hay que hacer un calibraje de la situación. Esto es, conocer de dónde partes con respecto a la meta, cuáles son tus armas para conseguir la meta y planificar cómo las vas a usar.

    3. Feedback contigo mismo. Debes confiar en ti plenamente y en tu capacidad para alcanzar el objetivo deseado indefectiblemente de los obstáculos que vayan surgiendo. ¿Os imagináis hacer un viaje a Málaga en coche y a mitad de camino darnos la vuelta porque se nos ha pinchado la rueda izquierda trasera y pensar que es imposible llegar?

    4. Concentración en lo que hacemos. Es importante enfocarnos en lo que estamos haciendo y aparcar las dudas/basura mental que nos vaya asaltando por el camino.

    5. Sensación de control de la situación. Es importante no sólo autosugestionarse de que tenemos el control, sino también transmitirlo. Indefectiblemente una cosa llevará a la otra. El saberse controlador de la situación es la piedra filosofal del éxito. Ahora bien, ¿cómo conseguimos dicho control? Yo me remitiría a la lección del agua para empezar a interiorizar. “Be water my friend”.

    Saludos.

    • Profundizando en los puntos que haces, diremos lo siguiente:

      1. A esto se le debería matizar más. Quieres un coche, una casa, un algo concreto… Pero necesitas pasar por algo llamado establecimiento de etapas y checkpoints, para que esas metas concretas que quieres alcanzar tengan puntos que te permitan ser consciente de lo cerca que estás de lograrlo, las cosas que te han llevado a ello y etc.

      2. Aquí incluiría el asegurarse de que la meta no se sale del terreno real y penetra dentro de los castillos en el aire. Para que podamos alcanzarla, dicha meta debe ser algo realista y factible. Esto no significa que haya que conformarse con pequeñas cosas, sino que hay que evitar pedir demasiado de una sola vez… A riesgo de caer en aquello de que quien mucho abarca, poco aprieta.

      3. Sumemos a ello la capacidad para plantear y resolver los posibles conflictos que surjan en el camino.

      4. Aquí sumaremos la idea de que esas dudas, basuras mentales, miedos y etc aparecen por una razón concreta. Entonces, debemos aprender a ser capaces de rastrearlos hasta su mismo orígen, el cual nos revelará importantes cuestiones si sabemos escuchar lo que nos tiene que decir.

      5. El tratar de tener todo bajo control en ocasiones puede ser más agotador y estresante que el actuar sin tratar de controlar. Tranquiliza saber que hay personas que con paciencia y diligencia han logrado resultados tan grandes que hoy día son laureados a nivel mundial…

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s