Quiero pero me cuesta, no sé que hacer

Bueno, es normal que ocurra. Nadie te ha dicho que sea fácil ponerse a esto, ni a nada de lo que implica de hecho. Pero… Tranqui, que yo te voy a dar un par de directrices. Ahora bien, de tí depende si quieres seguirlas o no. No te obligo a nada.

Si no te la juegas, no tendrás una como Lucy o Michelle. Ya sabes qué hacer.

Antes de nada, chicas, lo siento pero no encontré fotos de buenorros. Otro día para vosotras y ellos que se jodan. ¿Es o no es? 😉

Puestos en materia si, te he hablado de directrices… Pero, para que cosa son no la dije.

Música para amenizar, como he cogido por costumbre estos días.

Estoy teniendo contacto con hombres y mujeres que buscan aprender a conquistar a esa persona que desean o como poco socializar un tanto más y contar con un círculo mayor. Ciertamente la mayoría no saben por donde coger el tema, así que haré honor a Francis:

1. Comienza por tí mismo y luego de cara al resto

Exacto, comencemos desde dentro, hacia nosotros mismos. Chicas, chicos, tenemos que poder actuar con comodidad, desenvolvernos bien y sin atascos, con naturalidad. Realmente, si esto es así se traduce a través de nuestra actitud, nuestro estado de ánimo, y nuestra manera de comunicarnos (verbal y no verbal).

Es decir, preocúpate primero de tu bienestar, que el resto ya vendrá.

2. El comienzo depende de ti

Bueno, esto es un tanto obvio, pero en realidad no van por ahí los tiros. Es cierto que se puede ir compaginando, mientras encuentras el bienestar, el hacer pequeñas incursiones no muy arriesgadas, un par de charlitas cada vez que puedes o cosas así. De lo que yo hablo ahora es de que un día, podrías plantearte el intento de tu “prueba de fuego“.

Algo que, pensando por tu cuenta, encuentres que de lograr llevarlo a cabo signifique una verdadera prueba de cambio, de un buen comienzo. En mi caso, fue simplemente hablar con aproximadamente 500 personas en la misma noche, acompañado por un viejo amigo al que hoy saludo aquí. Fueron grandes momentos y muy entretenidos.

3. Una vez empezado, no te lo tomes demasiado a pecho

Suele suceder que la gente se toma estas cosas demasiado en serio y acaba exagerando, queriendo devorar todo lo que les caiga encima que hable de dinámica social, seducción, lenguaje corporal, psicología, arquetipos, PNL, autoayuda, desarrollo personal y demás. Y se olvidan de la práctica, o a veces incluso pasa algo peor.

Intentan ir a la práctica con tal sobresaturación de informaciones que se transforman en un nudo de incongruencias, en un robot social… Pero estropeado. Disco duro lleno, por favor libere espacio en disco. Va a hacer falta un formateo y un correcto indexado.

Una vez en la práctica, hay algo que no se puede permitir uno (o una) descuidar. La actitud. Es la llave del juego, sin duda alguna. A raíz de esta actitud tampoco debemos descuidar nuestro estado, que además se verá beneficiado por nuestra sensación de bienestar (entre actitud y estado se conjugan para ello, sobretodo si vas sin agobios y solo buscas diversión y aprendizaje). Así pues, nos podríamos pasar el rato entre sonrisas, pero hay algo más.

4. Si quieres peces te vas a tener que mojar el culo

Muy pocas veces puedes sentarte y esperar que te lluevan las personas por tu cara bonita. Por esto es por lo que existen las aproximaciones, por esto nos vemos en situación de abrir interacciones, comenzar conversaciones y existen cosas como los diversos estilos de apertura, el ninja o la técnica del limón de Barney. Tendrás que mojarte un poco, tirarte a la piscina. Que mas da si solo sacas una charla, ya es experiencia para mas aproximaciones.

Esto, desde luego, con total descaro y picardia, bromeando, sonriendo, jugando. Con total confianza y comodidad. La actitud hace maravillas por y para esto.

Y esto nos lleva a otro paso más allá.

5. No te olvides de un par de detallitos

A estas alturas te habrás dado cuenta de que he omitido esta mención a propósito hasta este punto. Una de las cosas indispensables en el juego son dos elementos: Romance y Sensualidad. Ambos llevan una carga sexual implícita y transmiten emociones y sensaciones intensas, atractivas y en definitiva pueden ser la diferencia entre acabar la noche en compañia de una persona o de tu propia mano. Y también va por vosotras chicas, aunque penséis que con agitar el bolso os salen cinco tios. Serán cinco polvos vacíos.

Bueno, con esto nos podemos dar por satisfechos. Eso son simplemente unas cosas que yo tendría en cuenta, que suelo decirle a todo el que me pregunta. Tranquilidad, relax, echarle morro, gastar descaro, picardía, romance, sensualidad y labia. E intentarlo al menos, porque si no lo intentas ya perdiste de antemano.

Sin todo esto pocos resultados intencionales puedes tener.

¿A qué esperas para probarlo? Vete de aqui ya, joder. Y prueba lo que te dije.

Mañana me darás las gracias.

Kheldar

Un comentario en “Quiero pero me cuesta, no sé que hacer

  1. Ya me voy, ya, tampoco hace falta que me eches.

    Bueno. Revisando tu blog encontré este post. La verdad es que son consejos muy útiles, que hay que tener claros desde el primer momento: No obtendrás resultados si te centras únicamente en la teoría y no en la práctica. Hay que meter la mano en el fuego. No se puede esperar ganar una apuesta sin haber apostado.

    Un saludo.

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s