Comenzando a conversar, primeras indicaciones.

Hoy toca hacer un poco de Capitán Obvio, también puede que no tanto. Trataré de repasar cosas que están ya dichas y cosas que no… Y la gente no parece recordar. Vamos allá.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que para conversar con una persona, la actitud y el estado tienen que ir de nuestro lado si o si. Al fin y al cabo, si estamos incómodos y nerviosos, y nuestra actitud no es la adecuada, ¿que nos queda?

Parecer el típico que busca conseguir algo sin ofrecer nada a cambio.

Se ha dicho ya mucho, y muy reiterativamente en este blog, y en muchos relacionados. Es importante lo que haces y dices. Pero es más importante cómo se hace o se dice. Hay modos y maneras a cientos y miles, por cuestión de comodidad, halla el propio.

Pero, una indicación sutil para cualquier primerizo o cualquiera en sí:

Un “Tercer Grado” NUNCA es divertido

Esto quiere decir que, si te acercas a una persona a conversar y aparte de caer en observaciones obvias, del tipo hace bastante calor aquí, se cae en preguntas tipo ¿vienes mucho por aquí?/¿qué te parece el ambiente?… Solo estarás haciendo lo que noche tras noche están haciendo muchos con ella. Y eso suponiendo que sea de noche y en un local.

A lo mejor nosotros somos mas buenos con esto y mostramos cierto interés a lo que una chica dice, aunque sea más que obvio, tan solo porque (como ocurre con nosotros) acercándose ya está trayendo su interés a flote. Y a nosotros nos interesa que continúe interesada. Pero a ellas les interesa que continuemos siendo interesantes.

Y créeme, antes que querer ser conocido, plantéate ser alguien que merece la pena conocer. Pensarás en esta frase bastante, y cuando la entiendas me lo agradecerás.

Estas clases de cosas son un simple relleno, un intento por ver si el canal de comunicación está abierto, ver si puedes enganchar un hilo y tirar de ello. Pero por ser típico, lo malo que tiene es que no llega a ser interesante, y las respuestas pueden ser de lo mas diversas entre simpatismo y cortesía o la fría indiferencia. Nunca se sabe.

Aunque, lo mejor y lo mas preferible es pasar a otro nivel, algo que no es tan complicado de intentar y mucho menos de comprender. Simplemente se trata de probar esto:

Ofrece mas y reclama menos, pero siempre con diversión

¿A qué me refiero con esto? Muy simple. Como le decía ayer a un compañero que preguntaba… Si solamente preguntas y preguntas, y tratas de sonsacar pero no das nada de tí, aparte de parecer el ya mencionado tercer grado obtendrás respuestas cortas. Insípidas y probablemente secas. Pero, si por el contrario pruebas… No lo cuento, lo hago:

No es lo mismo decir:

¿Qué te parece el ambiente?

Que cambiar el dicho por esto otro:

Me encuentro cómodo aquí, la música es de mi agrado y la gente no busca problemas. ¿Tú que dirías del sitio?

Por supuesto, las palabras y como están dichas no es lo único que cuenta aquí. Cuenta también la actitud que tenemos en el momento, que no debe ser otra que la de divertirse y pasarlo bien, sin malos rollos y sin pretensiones.

Si te fijas, yo no estoy intentando ninguna rutina al decir eso, no intento usar material enlatado, ni tampoco uso un abridor prefabricado. Ni siquiera te he dicho si eso ha pasado al principio de una conversación, en medio o al final. Porque simplemente, cuadra en cualquier parte de una.

Estoy ofreciendo una opinión sincera de la impresión que me da el sitio donde estamos. Eso ya es una inversión, se nota que no es lo típico y para más detalles, transmito mi sensación de comodidad en mis palabras. Tácita y brevemente de hecho.

Nada me garantiza que responda bien a lo que hago, pero al menos sé que es algo diferente a lo que muchos harían, y además de eso la otra persona también lo sabe. Y también se sabe por parte de ambos, que no ha aparecido la necesidad de aparentar.

Eso ya juega un poco bastante a favor de romper los esquemas y conseguir una respuesta acorde y agradable a nuestro propósito de… ¿Ligar, abordar, sargear? ¡NO!

Nuestro propósito es conversar, conocer personas interesantes y divertirnos.

Y esta es la diferencia entre mostrar un interés y unas intenciones claras de forma redundante o bien hacerlo de buena manera. Para mi gusto, la buena manera de hacerlo radica en que, dado que el interés está claro desde el mismo momento en que empezamos a hablarnos, hagamos de la experiencia algo divertido, mágico y quizás inolvidable. Y siempre con una sonrisa, con diversión y cero necesidad.

Pero claro… Si no lo intentas desde luego que no sacarás nada en claro. Del mismo modo que si lo intentas de una manera que no te está dando resultados, sea porque no la entiendes, porque no pega contigo o sea por lo que sea, seguirás sin sacar nada en claro.

Os recuerdo, como decía Francis en sus Fundamentos:

Primero ocúpate de tí mismo, el resto vendrá después.

Lo dicho, señoras y señores… Ya continuaremos con esta conversación. Así pues…

Aquél que tenga oidos, que escuche.

Kheldar

6 comentarios en “Comenzando a conversar, primeras indicaciones.

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, yo realmente cuando salgo por las noches, la meta principal es divertirme y pasarlo bien. También el que acaba siendo selectivo soy yo, no sólo por su físico, sino por la personalidad, y en esto fallan muchas personas, ya que sólo se fijan en la carcasa del alma, cuando es esta, en la que tienen tienen que fijarse.

    Es decir, que me tiene que llenar también esa persona por su alegría, diversión y ganas de comunicarse, si esto no ocurre, por muy guapa que sea… ahí se queda 😉

  2. No puedo estar más de acuerdo, debemos conversar para divertirnos, lejos de metas que nos pongan nerviosos y nos impidan pasarlo bien.

    Y el peso de la conversación debe recaer sobre nosotros, como todo es cuestión de práctica, práctica y más práctica.

    ¡Felicidades por el blog!

  3. Desde mi punto de vista, una buena comunicación entre dos personas es básica, tanto a la hora de seducir como en cualquier otro terreno de la vida cotidiana.

    El tema de la actitud con la que se comienza, se desarrolla y se concluye una conversación, así como la predisposición a que esta sea llevada de una manera amena también creo que es importantísimo, ya que si no es así puede llegar un momento en el que una de las partes implicadas desconecte de la misma.

    Por ejemplo, ¿quién no ha sufrido alguna vez en sus carnes al típic@ pesad@ de turno? Ese que estando tranquilamente en un bar con tus amigos se te acerca con esa actitud chulesca y esa predisposición a intentar llevarte a casa si o si, y que a los cinco minutos de empezar a hablarte (porque solo hablan ell@s), -que muchas veces no los mandas a freir espárragos por educación, porque ya les has insistido de todas las formas posibles (directas e indirectas) en que no te interesa- desconectas y empiezas a pensar en que al día siguiente te apetece hacer arroz para comer …

    Pues lo dicho, en mi opinión, si quieres seducir o simplemente mejorar en cualquier tipo de relación que puedas tener con el resto de personas, lo mejor es aprender a saber llevar una buena conversación, porque la conversación más sencilla puede llegar ser el arma más poderosa que tengas si sabes como llevarla.

  4. Hoola Sergio, hablas de mostrar cero necesidad en una conversación. Este punto me gustaría aclararlo ya que es obvio para la chica (en la mayoría de los casos) que cuando nos acercamos a hablar con ella es porque queremos algo de ella.

    Se me ocurre que el uso adecuado de la actitud y estado como sugieres es un buen mecanismo de atracción, pero…¿qué opinas introducir indicadores de desinterés en los momentos siguientes a una apertura?

    Tipo: solo tengo 2 minutos….., no se me ocurre nadie mejor que tu para preguntarte por aquella chica…, etc, etc.

    Un abrazo.

    • No recuerdo haber hablado de mostrar cero necesidad… Las palabras que menciono son “no ha aparecido la necesidad de aparentar“. Mucha gente aparenta justo eso mismo que señalas. Desinterés, casualidad, blablabla. Chorradas. Si quieres hablar con otra persona, por qué ibas a preguntarle a otra que tal vez ni siquiera la conozca. Parecerá preferible para algunos, y más sencillo para otros. Pero de cara al otro lado de la situación, ellas se extrañarían.

      Paráos a pensar en el típico tópico de esa “amiga a la que entran para ligarse a su amiga”. Más o menos os haréis a la idea.

      Eso mismo es lo que estaría pensando esa persona a la que preguntas. Algo del estilo de “y por qué diablos me preguntas a mi lo que quieres saber de ella“. Aparte de que te pueden tocar personas con algo que vamos a llamar buen fondo… Y justamente lo que intenten sea informarte sobre “esa persona por la que preguntas”. O incluso tratar de hacerte el lío y desembarazarse de ti dejándote como prenda con esa persona.

    • ¿Por qué no dejas de pensar tanto y empiezas a sentir más? Cuando tú sientes es cuando los demás realmente lo perciben, no está mal que tengas ciertos conocimientos, que tengas claro que cosas puede que no sienten bien y todo eso, pero … no te pases en intentar racionalizar y llevar todo muy pensado porque al final queda muy artificial, simplemente … déjate llevar en el momento para que todo fluya con naturalidad. Es mi opinión por si te sirve de algo.

      Un saludo.

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s