Noveno error: Caer en las comparaciones

Con este seré breve, claro y conciso. No hay mucho que decir.

Este sin duda es peligroso… Y puedo afirmarlo por propia experiencia. Es capaz de cargarse todo lo que hay entre dos personas y llegar a crear tensiones entre las mismas. Incluso caer en malinterpretar al otro.

A nadie le gustan las comparaciones. Quizás no se tenga esto en mente cuando mencionas que la otra persona te llamaba más, te buscaba a todas horas, te mandaba mensajitos todo el rato, te daba toques al teléfono

En definitiva, no te dejaba respirar sin estar encima de ti. Y sin embargo debido a la costumbre llegas a odiar que otra persona no haga esto y caes en decir y comparar.

Y se llega incluso a decir, indirecta o directamente, incluso a la cara, él/ella era mejor en esto, el hacía esto conmigo/por mi, me daba esto y aquello… Y millares de cosas más que, con la mínima de las empatías, nos daríamos cuenta de que sienta FATAL.

Cada quien es como es. Cada relación, también.

Un comentario en “Noveno error: Caer en las comparaciones

  1. Si hay sentido común no se cae en este gravísimo error. Todos podemos equivocarnos en alguna ocasión -aún así, pienso que en este caso es falta de madurez o gilipollez supina-, pero las comparaciones en abierto sólo pueden aportar negatividad. Y digo “en abierto” porque después, cada uno en su interior, consciente o inconscientemente, ya comparamos lo suficiente.

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s