Dolce fare niente… O el placer de no hacer nada.

Un tema que me andaba reconcomiendo últimamente. Todo el mundo parece empujarse e incitarse a hacer cosas, obligarse a ello. Y cuando yo me quedo quieto, intentan obligarme a mi. ¡Pero bueno! Si yo no me muevo, será por algo.

Con esto me refiero a que no es lo mismo tomar cursos de acción indiscriminados que contemplar todos los posibles y escoger entre ellos. Incluso el no hacer nada es una opción, cuando en la situación conviene. Y esto lo voy a remarcar…

Una historia de Casanova. Una vez estaba en una fiesta de la alta sociedad, rodeado de gente importante, de hombres de poder y gran riqueza. Había asistido allí una de las mujeres más bellas de la época, una actriz famosa. Y todos la deseaban. Casanova la contemplaba desde lejos, viendo como decenas de hombres la rodeaban y competían entre ellos, por ganar su favor. Todos intentaban impresionarla con sus hazañas y se trataban de eliminar entre ellos, esforzándose por demostrar que eran superiores a los otros pretendientes. Casanova estaba tranquilo, observando en segundo plano como todos estaban eliminando sus propias posibilidades, con esas absurdas batallas. En un momento de la noche, Casanova le dio una notita a un camarero para que se la llevara a ella. El camarero se la entregó. Y la nota decía: “Madame, quiero tener un affaire secreto con vos.” Después estuvieron un año viéndose…

¿Lo véis? ¿Lo podéis sentir? Dolce fare niente…

No es necesario, ni siquiera saludable o recomendable, el quemar tus energías en tomar múltiples caminos que no conduzcan a nada para tener que desandarlos y recomenzar.

Que te ayuda a coger soltura y desembarazarte de lastres… Puede. Pero acabas quemado. Y para mi al menos, no compensa el acabar quemado. Pero cada cual conoce su límite.

Kheldar

Si BUSCAS MEJORAR COMO PERSONA O UNA PAREJA y no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja,  la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un pequeño bastardete, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño…

En La Vida es Fluir puedes encontrar el fruto de trabajar siempre en una espiral de crecimiento muy fructífera y satisfactoria, justo lo que tus necesidades demandan, y las mías hace tiempo. Puedes acudir a conocernos en nuestras quedadas gratuitas, las cuales puedes solicitar organizar o bien preguntar por alguna para unirte. Y si te gusta lo que ves en nosotros los instructores… Alégrate, porque hay algo para ti.

Ya están en marcha las Ofertas Formativas de La Vida es Fluir, en las cuales encontrarás una gran ayuda y gente con tus mismas necesidades e inquietudes, de un modo perfectamente asequible, y totalmente a tu medida. Consulta aquí los próximos talleres y solicita información sin ningún compromiso.

Además me preocupé de elaborar mi propio libro y con suerte pronto verá la luz del sol y lo tendrás en tus manos. Sin venderte métodos, técnicas, esquemas y cosas raras de cojones, me he preocupado de reunir para ti las mejores herramientas y creencias, pensamientos, ideas y puntos de vista para mejorar como persona en un amplio abanico de aspectos mentales, emocionales y sociales.

De forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Todo lo necesario para que como la gravedad… Lo único que te haga falta, sea un pequeño empujón.

3 comentarios en “Dolce fare niente… O el placer de no hacer nada.

  1. Como metes la publicidad al fondo eh xD estoy de acuerdo en parte. Más bien estaría de acuerdo si te refirieras a ese tipo de personas como yo, que hacemos millones de cosas (aunque en mi caso, son cosas que me gustan y me llenan), y que verdaderamente es posible que la gente piense que acabamos quemados, pero en realidad, cuando hay vacaciones de uno/dos dias sin hacer nada, no solo recuperamos fuerzas de golpe, sino que hasta nos aburrimos. Entiendo que “no hacer nada” es bueno para el cuerpo y la mente, pensar en general, sin tener que pensar en algo, ni malgastar energía es muy bueno, lo malo es que la gente acaba convirtiendolo en costumbre con muchisima facilidad, durmiendo mas de 9 horas al día, viendo la tele más de 4 (lo cual es igual a no hacer nada), o incluso las dos cosas a la vez. No hacer nada suele relacionarse con esto, cama y tv, o sofá, o estar tumbado, o, o, o, porque en el momento que coges un libro, ya estas leyendo… La verdad es que yo prefiero mil veces tener todas las horas del día cubiertas de mil actividades, dejando tiempo siempre para comer, y para dormir (dentro de lo posible) aun corriendo el riesgo de acabar quemada, que pasarme el día sin hacer nada, es más, si no hiciera nada, acabaría destrozada….

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s