Principios del Juego Fluido 8: Práctica constante y continuada

Muy buenas a todos… Estoy seguro de que no pocos se pueden haber dado cuenta ya de que, muy convenientemente… A los Principios del Juego Fluido, les faltaba el 8º Principio por redactar en una explicación ampliada.

Esto se debe en parte a un descuido, en parte a una acción intencionada. Pretendía retrasar la aparición de este escrito para señalar que, aparte de la importancia de lo que explica, está la importancia de tener en cuenta todo lo que se vaya a practicar, de la mejor forma posible a nuestro alcance. Ahora, tras casi un año de retraso… Vamos con ello.

Comenzaremos, como siempre… Por la enunciación del citado Principio:

Principio 8º: La gota de agua que cae intermitente y constantemente sobre la roca más dura, acaba por hacer huella y hasta hueco.

Repetir, repetir, repetir una y otra vez las mismas técnicas, los mismos gestos, las mismas actitudes, sin importar nuestra debilidad o ineptitud actual. Aquel que sea capaz de perseverar como la gota, alcanzará el dominio de los principios y las técnicas de Aikido.

Su aplicación: Hablamos aquí de la importancia de practicar lo que se aprende, puesto que de nada sirve si no lo interiorizamos mediante la práctica. Practicar una y otra vez, perseverando a pesar de que no nos salga bien al principio, y corrigiendo nuestros errores o nuestras flaquezas; así será como consigamos la mejora, y hagamos huella en la roca de nuestra vida. Si queremos dominar nuestra vida en este aspecto, debemos practicar.

Sin dudarlo ni un instante, cuando se trata de este concepto… Hay que contemplar las actitudes y los gestos adecuados, puesto que de otra manera podemos incurrir en un error muy grave. Por el mero hecho de que si esos gestos provocan en otros un malestar, una incomodidad, tensiones o cosas por el estilo…

No hace falta señalar qué es lo que ocurrirá, ¿verdad? Lo hemos dicho anteriormente. Parecer un creído, un ególatra… Esas cositas tan lindas que no queremos parecer.

Un orden de aplicación de esta práctica que yo aconsejaría, es el siguiente:

  • Autoconocimiento, Autoaceptación y Autoexpresión.
  • Actitudes y Creencias, Comunicación Eficaz.
  • Habilidades de Equipo, Liderazgo, Inteligencia Emocional.
  • Motivación, Influencia, Vínculos, Colaboración y Cooperación.
  • Catalización del Cambio y Manejo de Conflictos.

Normalmente, se puede atender a esto en función de los criterios expuestos en la Pirámide que expone la Teoría de la Jerarquía de Necesidades de Maslow:


Pirámide de Maslow – Jerarquía de Necesidades


Todos partimos de base con parte de dichas necesidades cubiertas y debemos cubrir otras, para poder mantener la autorrealización. Casi todas las cualidades y aptitudes descritas en esa enunciación previa a la imagen, se pueden ver englobadas entre la parte media y la cúspide de esta pirámide. Según la teoría de Maslow, una persona autorrealizada puede englobarse en la siguiente descripción. Dicha descripción se hizo según la consideración personal de Maslow de qué personajes históricos conocidos estaban en este estrato.

Maslow dedujo de sus biografías, escritos y actividades, una serie de cualidades similares; estimaba que eran personas:

  • centradas en la realidad, que sabían diferenciar lo falso o ficticio de lo real y genuino;
  • centradas en los problemas, que enfrentan los problemas en virtud de sus soluciones;
  • con una percepción diferente de los significados y los fines.

En sus relaciones con los demás, eran personas:

  • con necesidad de privacidad, sintiéndose cómodos en esta situación;
  • independientes de la cultura y el entorno dominante, basándose más en experiencias y juicios propios;
  • resistentes a la enculturación, pues no eran susceptibles a la presión social; eran inconformistas;
  • con sentido del humor no hostil, prefiriendo bromas de sí mismos o de la condición humana;
  • buena aceptación de sí mismo y de los demás, tal como eran, no pretenciosos ni artificiales;
  • frescura en la apreciación, creativos, inventivos y originales;
  • con tendencia a vivir con más intensidad las experiencias que el resto de la humanidad.

Ni qué decir tiene que no es dificil caer en ser realmente una persona así, pero que intentar aparentar ser de esta forma es lo peor que podría pasarle por la mente a cualquiera. Os aseguro que dicha persona acabaría por entrar en una espiral autodestructiva en la cual no sabría sino mantener una fachada que se desmorona constantemente, que no es capaz de sostener y apuntalar adecuadamente, y quizás apartaría de sí a las pocas personas que pretendan ayudar con esta situación…

Para evitar el colapso final. Que nos destruyamos del todo, y nos abandonemos.

Dichas personas, el único motivo que tienen para querer ayudarnos en estos casos es el afecto que nos guardan. Somos seres queridos para ellos/as. Por este hecho, podemos acabar haciendo daño sin saberlo ni quererlo siquiera… Sólo con rechazar esa ayuda, negar su validez y no atender a razones.

Y bien… Aquí hemos llegado por ahora. El resto del Camino os toca recorrerlo por vuestra cuenta. Descubramos pues a dónde nos lleva.

Kheldar


¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s