Desarrollo: Círculo Social Personal

Muy buenas a todos y sed bienvenidos una vez más a este espacio. Hoy, me apetecería que además del tema introducido en el escrito precedente de la serie sobre el Desarrollo; podamos terminar de matizar un par de detalles al respecto del Círculo Social Íntimo.

Así pues, terminaré de aportar esos detalles y sobre ello edificaremos también las bases para el Círculo Social Personal, dado que son muy parecidas entre sí. A partir de aquí la cuestión se vuelve difícil de interpretar si no se acude a la memoria. Haced una llamada al recuerdo de experiencias similares o que os recuerden a lo descrito.

Veréis, con el aspecto íntimo de estos asuntos debo ofrecer un buen consejo que recibí en su día: si tuviste un roce duro con una persona que te importa de veras, no dejes pasar la noche y salir el sol sin haber resuelto el asunto. Esto quiere decir que, en cuanto a lo que se refiere a un encontronazo, o a palabras bastante duras…

Lo mejor es no dejar que amanezca un nuevo día, puesto que nada puede amargarte más que la perspectiva de encontrar reproches, privaciones, no atreverse a cruzar la mirada ni a decir una palabra por no hacer más mal todavía… Nada agradable, ¿verdad?

Bien, procedamos pues con el círculo personal. Sobre ello puede decirse que engloba al conjunto de personas que tienen una habitualidad moderada en nuestra vida y estamos en mayor o menor medida condicionados a ver (esto es notable por ejemplo en el caso de los compañeros de clase o del trabajo), de manera que dicho conjunto de personas reflejará en sus procederes para con nosotros el trato que mantengamos.

Una cosa está clara: no se puede caer bien a todo el mundo… Pero se puede guardar el respeto mutuo, y colaborar sin atacarse el uno al otro y sin hacerse desplantes. En especial, si se trata de compañeros de clase o del trabajo se debería procurar que las relaciones sean como poco amistosas y agradables.

Esto, no significa que intentes llevarte bien a propósito con todo el mundo sino que simplemente no les dificultes la tarea de conocerte bien, tratarte y llegar a apreciarte. Aquí te dejo algunos consejos que podrían servirte:

  • Trata de conversar al menos en alguna ocasión con todos los miembros del grupo. De esta manera, podrías establecer un buen comienzo para llevar un trato más ameno y cercano, sin tensiones ni malos rollos.
  • Procura conocer algo sobre ellos, no quedarte en “simples compañeros”. Un interés genuino por la persona como tal, por apoyaros y trabajar en conjunto del mejor modo a vuestro alcance puede ser un buen amarre para cualquier relación en este entorno.
  • Si necesitas ayuda en algo no seas orgulloso: reconócelo y déjate ayudar. Este es el punto duro para cualquier persona… Se supone que tenemos nuestras competencias y debemos saber hacer lo que se nos pide porque es lo que se espera de nosotros. Sin embargo, esto no es así… Y un compañero que te eche una mano de vez en cuando a entenderte con tus cosas, no viene mal.
  • Si alguien necesita una ayuda que puedes darle, simplemente hazlo. Pero date cuenta de hacerlo de manera que trabaje de forma fructífera en una buena comunicación y relación entre ambos. Esto probablemente motive, si sabes llevarlo bien… Que tu compañero o compañera, te ayude cuando lo necesites. Por el contrario tenemos el caso de un trato de este tipo mal llevado, que podría acabar en aprovecharse la otra persona de nosotros… O nosotros de ella.
  • Evita el ser un aprovechado, así predispones a la gente en contra tuya. Por cierta norma no escrita, la gente suele sentir repulsión por la gente que solamente funciona bajo conveniencias y se aprovecha del resto. Si te apetece, cambia ayudas por ayudas pero no seas rastrero… Que tendrás que tragar mucho tiempo con esta gente, y mejor será estar en un buen ambiente todos que salir casi a ostias. Cosa que por cierto, solo aumentaría el malestar.
  • Si surge algún problema entre compañeros del grupo y tú mismo, intenta resolverlo de una forma eficaz e inteligente. No lo resuelvas del modo en que os negaríais a colaborar y no os dirijáis la palabra. Intenta encontrar una forma de hablar en calma, escuchar a la otra persona y entender sus puntos de vista así como explicarle los tuyos… Invita a un mediador que sepas que podría escucharos y entenderos a ambos sin posicionarse ni mostrar parcialidad, sino tratando de encontrar una solución razonablemente justa y equitativa (puestos a pedir…) para ambos. Así, podréis contar con una opinión externa e imparcial que os ayude a resolver el problema de manera beneficiosa y acorde con ambos.
  • Si tienes que actuar como mediador en un conflicto, será mejor que te hagas a la idea cuanto antes de abandonar toda parcialidad. Procura que tu misión sea ayudar a los compañeros a restituir sus buenas relaciones y hacerlo de modo equitativo, para que ambos puedan resarcirse sin perjudicar a nada o a nadie y a la vez arreglar su problema de la forma más definitiva posible. Practica la escucha empática con ambos implicados, y cuando logres hacerte a la idea de cómo están las cosas y por qué están así, ofrece tu punto de vista y trata de incluir en el mismo posibles soluciones a los malentendidos o problemas que encuentres.

Sin duda, son unos consejos cuyo corte general es bastante bienintencionado. Huelga decir que a mi no me interesa crear una escuela de cabrones… Y podría enseñaros más bien a manipular a la gente a vuestra conveniencia (cosa que me niego a hacer, pues no es más inteligente quien pudiendo manipular y lo hace que quien pudiendo manipular encuentra una solución mejor para no recurrir a ello), pero eso no iba a resolveros nada. Como mucho os serviría para estar más susceptibles con todos…

Y para no crear nunca buenas relaciones, puesto que todas estarían condicionadas a algún interés… Interés que en cuanto la otra persona se diese cuenta de nuestra jugarreta, será simplemente algo efímero que desaparecerá enseguida sin dejar rastro alguno. Debido sin duda a que desaparecerá el factor que lo ocasionaba. Se retirará el trato de favor.

Pronto, os quedaríais sin personas susceptibles a vuestra manipulación. Muy pronto.

Y lo que yo trato… Es de ayudaros a ser verdaderos genios sociales, que podáis encontraros a gusto con cualquier compañía en cualquiera que sea la situación… Y que el tiempo os parezca escaso al lado de las personas… Del mismo modo que a ell@s les parecería escaso también. Ayudaros a llegar a escuchar a menudo que nunca se habían sentido tan bien tratando con un completo desconocido, hacía mucho tiempo que no se divertían tanto simplemente conversando, o similares…

Bien pues, creo que es hora de cerrar el escrito y dejaros que probéis la lección de hoy.

Contadme vuestros resultados, si así os place…

Kheldar

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s