Una noche que recuerdo con cariño

Este post se lo dedico a Ayatola, ya que lo saco de una conversación con él. Voy a intentar hacer de este texto una lección anecdótica, contando una historia y luego dando lo que son mis pautas para quien esté interesado en el mundo de la noche, que últimamente me preguntan demasiado por mi postura al respecto. Así pues, vamos por partes, como dijo un famoso asesino. Aviso, tochopost inminente.

Photo Credit: Far-East Movement & Snoop Dogg in "If I Was You (OMG)" official video.

Introducción al escrito principal

~~~~

Una cosa que es real practicamente y que un monologuista hizo notar hace poco es la de ¿me tiro a por la que me mola o por su amiga?;  y al final te tiras a por la que te mola y le sueltas algo del palo…  “¡Hola! Oye, sé que te habrán dicho esto mucho ya, pero… ¿Me puedes presentar a tu amiga?” A algunos les suena a escuela de la calle, ¿eh?

Y te las llevas a las dos; a la amiga por interesarte por ella antes que por la otra, y a la que te mola porque piensa “menudo gilipollas, a que me lo follo si yo quiero“. No creo que sea real en el 100% de los casos pero a mí me ha pasado varias veces.

Igual que me pasa que hay veces que ciertas personas me quieren conocer o hacer ciertas cosas conmigo por lo que les cuentan de mí otras amigas y amigos.

Una historia de mis aventuras nocturnas

~~~~

Quiero contar una historia de una noche que recuerdo con cariño. Hubo una vez que me hicieron una táctica en pinza impresionante. Dije eso mismo del principio, que me presentase a su amiga, y salta la muchacha apelada… “Será si ella quiere, digo yo“.

Pregúntaselo a ver qué te dice“, le digo. Y mientras, cojo y me voy por ahí a por una cocacola (toma publi gratuíta), que tenía sed. Al rato veo que se me plantan cerca y le digo a la amiga de la primera chica a quien ya había hablado, que si le habia dicho ya la otra chica que queria conocerla. Y me dice la chiquilla, que le habian dicho eso pero no le habian dicho de quién se trataba. (Toma ya, al menos no habían pasado de mi cara.)

Fuaaah… Lo que me pude divertir a partir de aquí no lo sabe nadie. Lo que pasó con ellas, me parece que lo voy a dejar a la imaginación pero lo que haré será contar la historia de cómo se dieron las cosas a partir de este primer contacto.

Cuando me dijeron eso, a ella le dije que comprendía que quisieran ilusionarla y ver si se sorprendía, que lo haría yo incluso si me dejaran… Pero luego me gire hacia la chica con la que hable primero (y me hice el indignado de hecho) y le dije que pensaba que estaba de mi parte, aunque supiera que iba a cuidar de su amiga y darle sólo lo mejor.

Y me salta la tipa… “No no, si el caso es que no le he dicho nada para ver si te acordabas de nosotras y pillarla al descuido luego“. Yo por dentro estaba que no me lo creia, nervios, descojone… Porque era muy surrealista todo, juas. Muy peliculero, como me gusta a mí.

Total, en ese momento me debio salir el pasota o el hijoputa interno, el descarado o qué-sé-yo; pero me nació darle un abrazo y decirle “Tú sí que sabes. Y me vais a perdonar los malos modales, soy Sergio“.

Y ojo, les dí la mano a las dos. Nada de dos besos. Es un detalle curioso, pero no he reparado en que muchas veces prefiero hacer eso con personas con las que no tengo la certeza de tener una conexión marcada, hasta que me lo mencionó una señorita como que es lo que hacía su abuelo con toda mujer que no fuera de la familia.

A partir de ahi, son más borrones que otra cosa. Tuve un detalle gracioso, porque me fui al baño; y en esto que estoy yo meando y de repente entra una de ellas y me dice que era la primera vez que se iba un tío al baño en vez de irse ellas, que si quería desaparecer.

Intentando aguantar la risa dije como pude que ya veía que no, porque me pilló practicamente en faena (meando vamos, jajajaja) pero le pedi que se acercara, que no mirase, que quería decirle algo al oído para no forzar la voz. Soy un poco exhibicionista pero tampoco es cuestión de que me miren el ciruelo sin más. Benditas mamparas.

Lo que le dije: “Si te sientes la mitad de bien de lo que yo me siento esta noche, bésame“. La parte chocante de verdad para mí es que estando allí y todo me dijo… “No sé si te has creído que soy una chica fácil o que te las puedes llevar a todas“… Zas, en toda la boca.

Y ahí me entró un acceso de risa (a punto estuve de descojonarme pero me contuve por no salirme del meadero, que fuera de casa y con compañía en el baño tardo más de lo normal, tócate los huevos Manolo) y dije sin más: “Apuesto a que no, y espero que sea cierto de hecho, porque me sabrías mejor“. Con una de estas que me dan de ser cabroncete, en plan… Quieres caldo, pues toma tres tazas.

Por ir acabando… Pues eso, que le dije tal cosa y me dice… “¿Tú tienes respuesta para todo, no?” Y me salio lo mismo que en un anuncio de Messi: “Je, lo intento“. Algo más debi decir, o no… Pero me acabó besando antes de salir del baño (y obviamente, después de acabar de mear) y le dije que se saliera que si no sí que iba a dar la impresion de chica fácil a cualquier tontaco.

Oigo de repente una cosa increíble para mí: “Me importa la tuya, no la de cualquier otro” me suelta la tía. Y yo… ¡Zaaaaaaaas! Por dentro pensando que me ha roto. Y nada, que salimos de allí y el resto ya queda para el misterio. Eran chicas bastante normalitas, ¿vale? Pero de esas que aunque son normales tienen puntazos; tipo labios y ojazos, o pecho y culo bien puestos…

O que no van maquilladas como puertas, qué sé yo, esas cosas que estan en mi lista de lo que me atrae… Que a veces me paso por el forro de hecho.

Tiempo después, porque ya llevábamos un poco de tiempo viendonos y hablando, pasó algo con la amiga. Al final la primera fue la chica a la que hablé al principio. Huelga decir que en ningun momento le escondí lo que paso con la otra chica porque al fin y al cabo son amigas, se lo iban a contar (y tampoco es que me arrepintiera de ello, ¿sabes?).

Lo que mas me rompió del tema fue ver que me dice a hierro: “Precisamente por el buen recuerdo que tiene ella de ti quiero ver si puedo sentir lo mismo“.

Es una opción posible, aunque no me explico del todo cómo ocurre. Ya me ha pasado bastantes veces que amigas mías hablan sobre mí con otras personas y esas personas intentan conocerme luego… Será que me pintan bien.

La lección que brindar a mis amantes de la nocturnidad

~~~~

Si el señorito no se enfoca a las discotecas es porque, si ya de por sí es un random el ambiente más propicio (y esto es algo que depende de cada uno, el decir cuál es más propicio para uno mismo); imagina uno en el que hay euforia colectiva, embotamiento de los sentidos y del juicio (con y sin el agravante del consumir estupefacientes). Uno en el que básicamente estás (o deberías estar) más pendiente de divertirte y estar con los tuyos que de hacer aspavientos por ahí. Por otro lado, siempre he dicho que lo que pasa de noche se queda en la noche… Y pocas veces me equivoco.

Pienso que uno se puede conocer a sí mismo y no por ello deja de gustarle tontear, flirtear, seducir, interactuar y socialbilizar de fiesta“, me decía Ayatola y me dice mucha gente. Es más, puede que hasta les guste más incluso, y lo expresen así al resto.

Y a mí me parece ideal que piensen así, pero ya digo de antemano que eso es algo que cada cual debe escoger por sí mismo. A quien le guste presumiblemente recurrirá al baile como principal forma de comunicación e interacción y a gastar toneladas de energía, probablemente se pegue un chispazo o dos y trate de ir arregladito y llamar algo la atención por encima del resto de chicos que pueda haber.

Pero yo aquí os digo que cuando salgo a lo largo del día (como todo el mundo, creo yo, hago cosas a lo largo del día y de la noche) me doy cuenta de gente que me mira, gente que ni siquiera esta cerca mío…

Y ni me intereso porque a mí personalmente, no me dice nada. Otra persona, o tal vez hasta yo mismo en otro tiempo, ya habría perdido el culo para averiguar si hay algo real detrás de estas miraditas. Un broncas las aprovecha para intentar pegarte.

Aquí llega el punto donde Ayatola me dice: “Oks, entonces no aconsejas sobre cómo manejarse en ambientes nocturnos porque no te interesa… ¿No?“. Y yo le respondo, que sí, que básicamente es eso.

Ya dije en su día que el que quiera vivir la nocturnidad que aplique lo mismo del día pero en menores dosis y que se dedique a disfrutar de los suyos, en vez de ir por ahí pastoreando a las chicas que se encuentra. Ese es el fallo que mantiene a muchos lejos de conseguir ciertas cosas por la noche: están demasiado ocupados intentando llamar la atencion de cualquier chica, como para divertirse por sí mismos y con su gente. Y eso obviamente queda muy forzado, o incluso antinatural del todo.

Esta es una lección mujeril. Ellas no van por ahí entrándole a los tíos a ver cual cae. Usualmente las miras y ves que se divierten, se dedican a su gente, se lo pasan bien sin más… Y si alguien se les acerca ya se encargan ellas de hacer una cosa u otra según la impresion que les deja el tipo y las ganas de hacer tal o cual cosa que tengan.

Ahora viene la parte de la pregunta más graciosa. “En el caso de ver a una chica que te llama mazo la atención… ¿Qué harías o qué recomiendas hacer?

Lo que yo procuraría es descubrir si realmente te la llama. Siempre digo como respuesta en tono de humor cuando me dicen “Me gusta esta piva, ¿qué hago?” algo así como… “Imagínatela cagando y si te sigue gustando, ve a hablar con ella“. Aquí suele venir la mítica preguntita de qué hacer si se diera el caso de que te ponga a prueba para ver la clase de tipo que eres, pregunta que a veces denota un poco de inseguridad.

Eso no es malo, pero deberíamos combatirlo de la manera adecuada. Os dejaré un artículo de mi colega Alfonso L. para que lo leáis, si sois buenos manejando el inglés, al final de este texto. Confío en que os quitará un par de velos.

Yo os digo ahora, ¿quién dice que me esté poniendo a prueba? Y me responden muchos, ¿cómo interpretas cuando la mujer te pica o se hace la interesante porque eres el numero 100 que se acerca? Ejemplos de Ayatola serían: “Pues no tienes pinta de esto”, “no me creo esto que me dices”, “tienes pinta de ser el típico tio que tal”, “no creo que tengas nada que hacer conmigo”, “tengo novio”…

Yo no interpreto nada de esto, porque es el interpretarlo lo que te acerca a fallar en tus percepciones y cagarla estrepitosamente. Si es por mí, me parece normal que esté hasta el coño. Yo también lo estaría, por lo menos si han sido 100 capullos. Si alguno me ha divertido, a ese lo recuerdo con alegría.

Las mujeres absolutamente no son tan diferentes a nosotros… Al final todo el mundo quiere divertirse, conectar con alguien. Mientras sepas vivir de acuerdo a esto, te irá bien.

Si logras diversión para ti y para los tuyos, para quien te acompañe… Si logras cautivar la atención de los que te rodean sin hacer esfuerzos especiales para ello, ni para mantenerla… Esto último ya es conectar en cierto sentido.

Todo lo que falta es saber reconocer y aprovechar lo que te ofrece esa conexión.

Sin inventarse nada. Ver lo que realmente estás mirando.

Los comentarios siempre son bienvenidos, y me gustaría escuchar vuestras reflexiones a través de los mismos. También podríamos hacer una tertulia en Skype sobre el tema…

Abrazos,

Kheldar

PD: Si llegaste hasta aquí lo mereces. What men think before approaching.

PD2: Para todos los que me lean hoy, mis mejores deseos para este próximo año 2012. Tengo en mente poner más empeño en las iniciativas de este blog y quiero remarcar que vuestos comentarios, aportes y opiniones son siempre bienvenidos, en especial si ayudan a que crezca la calidad de nuestro trabajo. Abrazos y hasta siempre.

7 comentarios en “Una noche que recuerdo con cariño

  1. Al final no me ha parecido tan tan bueno, anoche desvelaste muchos puntos claves. Pero no me has defraudado. Un abrazo!

    P.D.: mi primer comentario a una entrada.

  2. Sergio, lo has clavado!!!! Te agradezco este artículo pues es una obra de arte. Espero que continúes deleitándonos con esta línea de post. Un abrazo!!!

    • Gracias por la opinión Antonio. Ya veré lo que hago porque no tengo muchas ganas de intoxicarme con la seducción, los ligues y demás. Este blog no se centra en ello y sin embargo, parte de mi aforo se recoge hacia esa temática. O como dirían en inglés, they are stuck on it.

  3. En primer lugar, gracias por la dedicatoria jajaj. En realidad no creo que discrepemos, solo hay diferencias a la hora de expresarlo.

    En primer lugar, decir que este artículo me ha hecho reflexionar acerca de una de las falacias de la comunidad. Mi pensamiento estaba condicionado por la creencia erronea de que las mujeres nos someten a pruebas. Cosa que no contradice al hecho de que las mujeres como seres humanos, sacan conclusiones de las reacciones, expresiones o comportamientos de otros seres humanos (de manera inconsciente). Y si es cierto que a raíz de esto nos verán de igual forma, se defraudarán, desconfiarán ante inconcruencias y mentiras o ante reacciones de inseguridad. Pero al igual que le sucede a un hombre con dos dedos de frente. Debido a lo anterior no hay que intentar pasar o no pasar pruebas ni otros inventos. Simplemente hay que ser congruente, seguro y tener las ideas claras sobre lo que buscas en la interacción (socializar, diversión, conocer, culminar la atracción… Lo que sea). Y si… La consecuencia de esta actitud es que aunque seas seguro, congruente y tengas un porrón de aspectos positivos, es probable que no te ajustes a sus preferencias o gustos… O ella a los tuyos. Algo natural en las relaciones sociales.

    Por último quiero puntualizar y remarcar algo relacionado con la fiesta.

  4. Por gustarte salir de noche no me refiero a SARGEAR. Si no a salir con actitud positiva de pasarlo bien, rodeado de amigos o acudir a lugares donde puedes interactuar con gente nueva y donde se pueden dar situaciones divertidas y momentos agradables. Creo que esta actitud no dista del comportamiento que mostró kheldar en su anécdota. En una palabra, es salir a pasarselo bien. Cuando disfrutas en una determinada situación, te deshinibes de forma que si te apetece cantar, cantas, si te inspira la música bailar… Bailas, si te inspira decir tonterías… Las dices… Por que solo sales a divertirte. Y en ese momento te diviertes rodeado de personas atractivas, no atractivas, más inteligentes, menos… Pero ante todo con gente con tu energía y buen rollo. Si en este concepto te llama la atención una persona y tienes el imulso de conocerla, en primer lugar conscientemente o inconscientemente te plantearás que es lo que te llama la atención de esa persona y lo que te apetece hacer. Y si te apetece conocerla lo puedes hacer con naturalidad pero sin presuponer nada, solamente que es posible que ella (sobretodo de noche) no le apetezca conocer a gente, esté cansada de pesados… Y por esa razón o por otras (circunstancias personales, sociales…) ella no tenga la misma actitud que tú o no esté receptiva. De ti depende el querer continuar la interación y llegar al trasfondo de ella o si no te apetece y prefieres seguir disfrutando con otra gente. Pero si es cierto que de día y en otras circunstancias, esa mujer actue de una forma muy distinta.

    gracias kheldar!

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s