Principios Básicos (4): Razón y Corazón.

Continuamos con la serie de los Principios Básicos con el cuarto de los mismos. Hemos tratado hasta ahora tres de ellos y este cuarto se ha dejado hasta ahora por una razón que explicaré más adelante. Para refrescaros la memoria, el cuarto principio dice así:

En este asunto participan emociones y razón indistintamente.

Y es más que cierto, pero de hecho hay que tener en cuenta que por “este asunto” podemos entender prácticamente cualquier asunto a tratar. Las emociones son un importante vehículo al conocimiento de uno mismo y de los demás… Y la razón posibilita este y otros conocimientos… Cosa que no debería serle ajena a nadie.

Una vez aquí, podemos empezar a referirnos a todo lo que los artículos entre el tercer principio y este mismo. En ellos, se ha hecho una marcada referencia al asunto de buscar el placer haciendo un uso exagerado y desvirtuado de la razón… Así como a los detalles que forman parte de una auténtica conexión con los demás.

Como ya dije en la anterior entrada, replanteo aquí:

Estamos tratando con un asunto realmente complejo, ya que… Al contrario que resolver un problema de matemáticas o programar un ordenador, conectar con otras personas no tiene ninguna clase de “fórmulas”. No hay ninguna “lengua secreta” que te permita hacer las cosas a la perfección. Por supuesto, puedes decirme que hay “métodos” y “sistemas”, pero ninguno de ellos será capaz de garantizar jamás un 100% de probabilidades de éxito. ¿Por qué?

Porque estás tratando con seres humanos.

De los anteriores artículos y de las lineas anteriores, extraigo la siguiente síntesis: sin corazón no hay conexión, así que vete olvidando de la idea de conectar profundamente con cualquiera sin que haya algo verdaderamente emocional .

Has notado el énfasis que hago en que sea auténtico y verdadero, ¿a que sí?

Demasiada gente extiende consejos y aplica metodologías, sistemas, o disciplinas y técnicas que pretenden desligar completamente las emociones del resto de la persona… Muchas de las cuales están desprestigiadas y catalogadas como pseudociencias.

Como debería ser obvio, así no vas a conseguir realmente otra cosa que no sea terminar atado a un consumismo estúpido y pensando en problemas que no tienes realmente porque te hicieron asumir la idea de que tienes ciertas necesidades, y se te ha inducido a conductas o formas de pensar que trajeron compulsiones de lo más variopintas.

¿A que no te gusta la idea de verte como un consumidor compulsivo y neurótico?

Bueno, pues la solución es sencilla… Deja a los masturbadores mentales que sean felices con sus pajas y dedícate a conocer tu mundo interior y reconocer tus propias emociones. Deja aparte lo que crees saber y pensar que necesitan los demás, y empieza a sentir sus verdaderas necesidades… Y a escuchar de verdad, no solo a oír.

¿Escuchar a quién? A tus propias emociones y sentimientos, pero también a tus propios pensamientos. Conscientes e inconscientes, si eres capaz.

Ya lo dice el título; razón y corazón como partes entrelazadas de un mismo todo. ¿Me explico? Si no es así… Te remito a cualquier experiencia vital que hayas tenido o pudieras observar y te pido que observes realmente, sin intentar analizar e interpretar, lo que hay.

Es una práctica ligeramente complicada, pero clarificadora.

Los detalles al respecto prefiero dejároslos a vosotros… Las conclusiones que yo mismo tengo formadas, son parte de mis propias circunstancias. Y no me refiero por ello a que sean parciales o subjetivas, sino a que no tienen por qué encajar con las del resto.

Continuamos en la quinta parte. ///  Si te perdiste la parte anterior

PD: Te aconsejo que repases atentamente los artículos del mes de diciembre… Y los que van del mes de enero. Tal vez así empieces a vislumbrar ciertas cosas y alcances ciertos deseos que tienes… O tal vez no, pero eso depende de ti y tu comprensión.


Si quieres mantenerte al tanto de mis avances, haz click en “Me Gusta” en la página de Facebook (tienes un acceso rápido en el lado derecho del blog). Así podrás:

  • Recibir actualizaciones sobre el libro, mi blog y otros contenidos.
  • Participar en concursos y otros eventos que organice.
  • Compartir tus intereses y crear relaciones con gente afín.

Para aumentar la calidad de tu Experiencia LVEF, puedes también:

  • Leer las entradas del blog para conocer y practicar la Alquimia Interior.
  • Invitar a tus amigos a esta plataforma para acompañarte en tu transformación.
  • Participar con tu opinión y sugerencias. Respóndenos: ¿Cómo podemos ayudarte mejor?
  • Suscribirte al blog para recibir en tu bandeja un aviso con cada nueva publicación, y un PDF de regalo. Puedes hacerlo desde la parte superior del blog, en el lado derecho.
  • Contactar a través del Social Media. ¡Queremos saber sobre ti!

Por favor, si te ha gustado esta entrada, considera:

  • Puntuarla – Para que pueda conocer cuánto te ha gustado.
  • Comentarla – Para que con tu opinión sigamos creando inteligencia colectiva.
  • Compartirla – Para que otras personas puedan beneficiarse y disfrutarla.
  • Recomendarnos – Para seguir creciendo y avanzando junto a ti y los tuyos.

Muchísimas gracias por tu atención, compañía y colaboración.

Un abrazo, y vuelve cuando quieras.

Kheldar

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s