Principios Básicos (5): Simpatizar, sentir para hacer sentir

Continuamos hoy con la serie de estos diez Principios Básicos que algunos amigos y seguidores apodan cariñosamente “Kheldarianos”. Le llega el turno al quinto principio, cuya enunciación reza:

Inspirar algo a los demás implica simpatizar, es decir, “sentir junto a ellos”. Por ello, implica sentir para hacer sentir. No se consigue nada yendo de androide.

Es de todos bien sabida la tendencia a ensayar el consejo de “si lo que haces no funciona, prueba algo diferente”. La mayor parte de las personas interpretan esto como una invitación a dejar de ser “ellos mismos”… Y terminan abandonándose.

Abandonándose en favor de toda clase y toda suerte de consejos, de los cuáles la peor parte se la lleva su dimensión emocional. Pues, al fin y al cabo, a muchos se les prohíbe desarrollar sentimientos profundos por una persona y exponerlos abiertamente, so pena de ser tachado de conformista o incluso como un frustrado hambriento.

¿Hambriento de qué? Sexo en primer lugar. Cariño, comprensión, conexión. Cuestiones que llevan a pensar… ¿Para esto quieres cambiar? Mejor quédate tal cual.

Tratemos no obstante de alcanzar un cambio positivo, útil y durable.

La cruda realidad es que todos esos intentos por cambiar y ser una mejor persona social, un mejor amante o mejor seductor (como más te guste decirlo) caen en saco roto si no se tiene algo muy sencillo… SIMPATÍA . Esta palabra proviene del idioma griego, y es un derivado de συμπάθεια (sympatheia), palabra compuesta de συν (juntos) + πάσχω (pasión, en este caso “sufrimiento, afección”) = συμπάσχω; literalmente “sufrir juntos”.

El uso actual del término sería algo equivalente a compartir sentimientos con los demás, sentir con esas personas, usualmente en una connotación positiva. Dado que la gran mayoría de estas personas NO COMPARTE SENTIMIENTO NI EMOCIÓN ALGUNA CON LAS MUJERES, todo cuanto pueden esperar es tener éxitos por suerte… La clase de suerte que depende de topar con una persona más ingénua que uno mismo.

Y… ¿Qué es lo que hace falta para vivir la simpatía? Esta es una pregunta poderosa. Si me preguntan a mí, yo diría que son necesarias cosas así:

  • Silenciar el ego y las propias intenciones: de tal manera que puedas conocer realmente a la otra persona y dejarte conocer por ella sin grandes obstáculos. Ya sabemos que tienes opiniones propias, pero se trata de VER, no de INTERPRETAR.
  • Dejar que se manifiesten los deseos, sentimientos, etc. de la otra persona: de tal manera que puedas percibir realmente lo que hay entre ambos y lo que hay dentro de esa persona, en vez de imaginarlo o darlo por supuesto.
  • Comprobar la confluencia de los atributos (deseos, sentimientos, etc) propios con los ajenos: de tal manera que no caigas en el error fatal de tratar de imponer tus propios sentimientos sobre los del resto.

En demasiados artículos de este blog he hablado de maneras en las que uno puede conocer, moldear y expresar de mejor manera, más profunda y poderosamente, su realidad personal… Así como recibir las realidades de los demás.

Casi todos los que me leen han tenido ocasión de ver los escritos sobre la sensualidad o las dinámicas de fluidez que también propuse. A pesar de que puedan resultar más o menos abstractos y/o complejos de entender y aplicar, artículos hay para dar y tomar:

Y un poquito de inspiración, de la mano de Pedro Salinas… Uno de los grandes de la generación del 27 que, junto a Rubén Darío (el príncipe de las letras castellanas) y muchos otros; pueden englobarse en la categoría de escritores de Poesía Sensual.

De esta clase de poesía, yo diría que inspira simpatía.

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!

Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
«Yo te quiero, soy yo».

Y se acabó… No quiero darle más vueltas a este tema, no por ahora, no de esta manera. Espero que tengáis la mejor de las suertes, queridos y queridas.

Continuamos en la sexta parte. ///  Si te perdiste la parte anterior


Si quieres mantenerte al tanto de mis avances, haz click en “Me Gusta” en la página de Facebook (tienes un acceso rápido en el lado derecho del blog). Así podrás:

  • Recibir actualizaciones sobre el libro, mi blog y otros contenidos.
  • Participar en concursos y otros eventos que organice.
  • Compartir tus intereses y crear relaciones con gente afín.

Para aumentar la calidad de tu Experiencia LVEF, puedes también:

  • Leer las entradas del blog para conocer y practicar la Alquimia Interior.
  • Invitar a tus amigos a esta plataforma para acompañarte en tu transformación.
  • Participar con tu opinión y sugerencias. Respóndenos: ¿Cómo podemos ayudarte mejor?
  • Suscribirte al blog para recibir en tu bandeja un aviso con cada nueva publicación, y un PDF de regalo. Puedes hacerlo desde la parte superior del blog, en el lado derecho.
  • Contactar a través del Social Media. ¡Queremos saber sobre ti!

Por favor, si te ha gustado esta entrada, considera:

  • Puntuarla – Para que pueda conocer cuánto te ha gustado.
  • Comentarla – Para que con tu opinión sigamos creando inteligencia colectiva.
  • Compartirla – Para que otras personas puedan beneficiarse y disfrutarla.
  • Recomendarnos – Para seguir creciendo y avanzando junto a ti y los tuyos.

Muchísimas gracias por tu atención, compañía y colaboración.

Un abrazo, y vuelve cuando quieras.

Kheldar

6 comentarios en “Principios Básicos (5): Simpatizar, sentir para hacer sentir

  1. ¿Otro diseño? A penas me estaba acostumbrando al otro xD. ¡Felicidades por el 3° LVEF!. Espero nos invitas una buena fiesta estilo Proyecto X para festejar :D.

    En mi clase de matemáticas, mi profesor en sus ratos filosóficos, nos explicó que el análisis numérico permite configurar la mente de tal manera que, conociendo la forma en que son las cosas, uno puede llegar a verlas desde otra perspectiva. Es decir, que tanta integral triple no es más que un entrenamiento mental para ver el mundo real desde diversas perspectivas. Algo así como un entrenamiento mental agudo. Y eso me dejó pensando hasta que acabó la clase. Tanto así que llegué a la conclusión que los nerds y frikis, saben cómo y cuándo ligar -y no, no los critico; los admiro profundamente, aunque a veces me gustaría que vivieran un poquito de la vida de allá afuera-, pero no lo hacen debido a que no quieren o no les gusta ninguna chica.

    Sumado a esto, mi profe que es un tanto especial, comentó: “Las matemáticas pueden servir hasta cierto sentido, como una forma de llegar a tener empatía con alguien más. Pero eso no significa que aunque entienda perfectamente tu punto, deba estar de acuerdo con él“. Y he ahí el sentido profundo de las matemáticas. El porqué se nos inculca tanto cálculo. Para algunos resulta ser a la fuerza, y a otros -en mi caso- por pasión -me doy cuenta que esos numeritos me llevan a un estado de experiencia óptima- aprender tanto de esto, y no se dan cuenta del significado detrás de las derivadas implícitas, integración iterada y análisis vectorial. Sin embargo, tengo que decir que si bien los números me han ayudado a entender muchísimos conceptos aparentemente contradictorios, muchos otros se quedan en la simple incógnita del eterno ¿qué es eso y por qué?.

    • Muchas gracias por tu tiempo y por la felicitación, Errol… Ya pensaré de qué manera lo celebramos, que todavía no estoy libre de deberes, ¡jajajaja!

      De tu comentario rescato lo que dices sobre las matemáticas, y le añado algo que me dijo recientemente mi profesora del año pasado: “Detrás de los rudimentos hay todo un mundo que, aunque sea irreal, es bastante bello en sí mismo y digno de ser contemplado; con la capacidad de transformar de alguna manera nuestra realidad…” (curioso, ¿verdad?). Siempre me dijo que persiga lo que de verdad me gusta y se me da bien, y en este caso, las matemáticas no caen en esa clasificación… Pero al menos no me pasa desapercibido que son un idioma más -uno que yo no hablo bien- para conectar, comentar y cambiar la realidad.

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s