Principios Básicos (7): Abrirse al mundo

Una sencilla enunciación que esconde algo tan complejo como es el hecho de no esconderse detrás de una sucesiva serie de “capas”, con las que negamos al resto la posibilidad de saber realmente quiénes somos o qué nos ocurre.

Por experiencia propia, tanto estando en el papel de quien no se abre como estando en el papel de alguien ante quien no se abre otra persona; puedo decir que es un asunto sufrido.

Si bien el sufrimiento tiene una relativamente fácil solución… Y varias otras, que aunque no conducen al mejor resultado -la comunión con el resto-, también atajan la situación.

Yo prefiero referirme antes al intento de abrirse al resto para permitir que las personas importantes para nosotros tengan verdadera muestra de esa importancia siendo conscientes de los problemas que nos aquejan y las cosas que nos apasionan, antes que a cualquier otro intento… Aunque yo mismo haya tenido grandes problemas para llegar a esto, y muchas veces siga prefiriendo que ciertas cosas se queden entre mi persona y la nada.

Pues también pienso que, en ocasiones, hay cosas que no se puede o no se sabe cómo compartirlas. Y lo he vivido varias veces a lo largo de los últimos meses. Como ya digo, tanto en mi persona como en personas cercanas a mí. Y otras no tan cercanas.

De cualquier manera, de lo que hablamos hoy aquí es de no limitar aquello que sí se puede y se quiere compartir ni esconderlo, y menos aún por el consejo de personas que en su infamia se atreven a sugerirte que participes del baile de máscaras en el que ellos mismos se han metido, intercambiando falsedades y ganando en sufrimientos a posteriori.

¿Es eso lo que verdaderamente os parece una buena vida social y personal?

En el artículo introductorio de los Principios Básicos habíamos hablado de éste séptimo principio del siguiente modo:

  • Abrirse al resto y “hacerse vulnerable” es preciso para la reciprocidad.

¿Por qué hablo de “hacerse vulnerable”…?

Porque hay quien, en su delirante concepción del mundo, te juraría sobre la tumba de sus padres que no has de mostrar sentimiento, emoción, o reacción humana de cualquier clase.

Solamente tienes permitido ser una máscara de piedra, ajeno a todo cuanto pase, privado de todo sentido y sensibilidad de las cosas que hagas o te ocurran, y convertido de lleno en un autómata.

Y los seres humanos no fuimos creados como tales. Está en nuestra naturaleza sentir, y poder disfrutar de lo que sentimos. Está en nuestra naturaleza compartir nuestras emociones y sensaciones. Está en nuestra naturaleza el reaccionar a aquello que nos ocurre, y es cuando nos negamos la posibilidad de reaccionar cuando empezamos a hacernos daño a nosotros mismos.

No nos aceptamos siendo humanos, y es nuestra propia humanidad la que nos hace daño por negarla. Siendo una condición inexorable, ¿qué sentido tiene luchar contra tu misma esencia? ¿Qué clase de persona es capaz de sucumbir a la idea de tal despropósito? El sufrimiento, la ira, la soledad; están entonces plenamente asegurados.

No se trata de hacerse inmune. Se trata de aceptación de la propia condición y circunstancia. Se trata de darse permiso para sentir, ser y hacer lo debido.

¿Por qué hablo de reciprocidad?

Porque rara vez consigue una persona que otra se abra si por su parte no está siendo abierta con la otra persona. Aunque hay distintas aplicaciones y distintas maneras de abrirse, las situaciones en las que se da esa apertura de cara al otro facilitan con mucho todo intento de llevar las cosas a mejor.

Sea en el campo de los estudios, en el trabajo, o en tu vida personal; si te abres a los demás (siempre con un poco de cuidado y buen criterio, porque en ocasiones hay quien no dudaría en aprovecharse de ti) sales ganando. Por norma general, y sirviendo de ejemplo a esto; si te están tratando de ayudar y no te abres, tan solo te perjudicas.

Sea cual sea la ayuda que tratan de darte. Te niegas la posibilidad de que esa ayuda surta el efecto deseado y debido. Te niegas a dejar que se solucione.

Nada ni nadie puede ayudar a quien se niega la ayuda y además de ello se niega a sí mismo su propia condición y circunstancias.

Y eso es lastrarse uno mismo a la pena, al dolor y a la imposibilidad de cambiar.

~~o~~

Hoy día, en Internet se pueden encontrar cuestiones tan curiosas como artículos para salir de la depresión post-ruptura de una relación, de uno de los cuáles voy a tomar una parte en forma de citación, para dar a entender mi postura:

Es importante dejar que los demás sepan que se busca afecto y mostrarse tan sincero como la situación lo permita acerca de los propios sentimientos. Al abrirse, hablar o preguntar a quien nos interesa, hay mucho que ganar, porque la gente está dispuesta a responder con afecto cuando alguien se muestra accesible.

Aceptar las muestras de cariño es fundamental para romper el aislamiento. Para que a uno le aprecien, hay que exponerse a las situaciones en que esto sucede, dedicando tiempo a la ternura y a quienes uno quiere más. Hay que aprender a asimilar las expresiones de afecto o los halagos.

También es importante escuchar. Abrirse a la gente, escuchándoles, es una forma de hacerles felices y enriquecerse: por ejemplo, preguntándole a alguien sobre algo de lo que desea hablar y pensando en lo que se tiene en común con esa persona mientras ésta se expresa.

Buena parte de las desavenencias se originan en que unos no saben lo que quieren los otros. Por eso es conveniente pedir explícitamente lo que se desea.

Según los expertos, una de las mejores armas para conectar con los demás es la sonrisa. Al mirar a quien se habla y escucharle con atención, los demás se acercan naturalmente.

Pero no hay que intentar relacionarse a cualquier precio; hablar, asentir y escuchar no basta para comunicarse: hemos de expresar nuestras opiniones, tanto a favor como en contra. Renunciar a la soledad no significa renunciar a uno mismo.

Para aumentar las posibilidades de conocer gente, el doctor Gento aconseja conocer y explorar los escenarios, momentos y actividades más sociales: “por ejemplo, matricularse en un cursillo, practicar un deporte o afiliarse como voluntario a una organización no gubernamental, son opciones eficaces para romper el aislamiento, porque nos obligan a relacionarnos”.

Los bares, pubs y discotecas son lugares pensados para favorecer el contacto entre las personas; y los museos, ferias y conciertos también son sitios propicios para conocer gente, según este especialista, que también aconseja “participar en sucesos públicos como fiestas populares, inauguraciones, celebraciones, conmemoraciones, exposiciones y mítines, los cuales son buenas ocasiones para relacionarse”.

Como propuesta reflexión final para todo lector que haya llegado hasta aquí… ¿De cuántas formas de abrirse a los demás hemos hablado? ¿Consideras importante el abrirse a los demás o lo ves innecesario/inoportuno? ¿Por qué?

No digas de ningún sentimiento que es pequeño o indigno. No vivimos de otra cosa que de nuestros pobres, hermosos y magníficos sentimientos, y cada uno de ellos contra el que cometemos una injusticia es una estrella que apagamos.” (Hermann Hesse)

Continuamos en la octava parte. ///  Si te perdiste la parte anterior


Si quieres mantenerte al tanto de mis avances, haz click en “Me Gusta” en la página de Facebook (tienes un acceso rápido en el lado derecho del blog). Así podrás:

  • Recibir actualizaciones sobre el libro, mi blog y otros contenidos.
  • Participar en concursos y otros eventos que organice.
  • Compartir tus intereses y crear relaciones con gente afín.

Para aumentar la calidad de tu Experiencia LVEF, puedes también:

  • Leer las entradas del blog para conocer y practicar la Alquimia Interior.
  • Invitar a tus amigos a esta plataforma para acompañarte en tu transformación.
  • Participar con tu opinión y sugerencias. Respóndenos: ¿Cómo podemos ayudarte mejor?
  • Suscribirte al blog para recibir en tu bandeja un aviso con cada nueva publicación, y un PDF de regalo. Puedes hacerlo desde la parte superior del blog, en el lado derecho.
  • Contactar a través del Social Media. ¡Queremos saber sobre ti!

Por favor, si te ha gustado esta entrada, considera:

  • Puntuarla – Para que pueda conocer cuánto te ha gustado.
  • Comentarla – Para que con tu opinión sigamos creando inteligencia colectiva.
  • Compartirla – Para que otras personas puedan beneficiarse y disfrutarla.
  • Recomendarnos – Para seguir creciendo y avanzando junto a ti y los tuyos.

Muchísimas gracias por tu atención, compañía y colaboración.

Un abrazo, y vuelve cuando quieras.

Kheldar

4 comentarios en “Principios Básicos (7): Abrirse al mundo

    • Varios de mis chicos te discutirán eso con gusto si se lo planteas. No sólo porque actitud mata carita y carterita, sino porque ellos mismos no son el colmo de la belleza sino tíos normales y en algunos casos hasta feos pero lo bastante simpáticos como para que la gente se fije en ellos y guste de ellos.

      No sé si lo dices para dejar salir una impresión tuya y una experiencia personal, pero no te aconsejaría generalizar de ese modo. Acabarás pensando que a nadie le importas.

      Un abrazo y vuelve siempre que quieras.

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s