Reflexiones al hilo de mis cursos

Siendo este un tema lo bastante personal tanto para mí como para terceras personas, comprenderéis todas y todos que obvie los detalles más íntimos y delicados. No obstante; el propósito de este artículo es una suerte de retrospectiva de todos los cursos, talleres, seminarios, masterclass, consultas y situaciones de intercambio y apoyo que he organizado y llevado a cabo en los últimos 8 años.

Comenzaré suscribiéndome a una frase que uno de los chicos que ha recibido casi todos mis servicios ha dejado en la sección Testimonios:

” […] Lo primero que te choca es que sea tan joven, pero digamos que fue de estos niños espabilados, como muy pocos. La gente tiene prejuicios en torno a que puedan existir sabios a esas edades. […]

~~õ~~

Frases a tal hilo son añadidas en varios de los comentarios dejados en la misma sección, algunas comentando que sorprende mi juventud puesta en contraste con mi claridad mental… Otras sobre mi forma de transmitir, sobre la forma que tienen de entender e impregnarse de lo que transmito; y el recuento de valoraciones, recursos personales, inspiraciones y sensaciones obtenidas de dichos encuentros.

El caso es que quería comentar esas mismas impresiones, pero desde mi lugar.

Es decir, hablar de lo que yo he obtenido en estos intercambios. ¿Me acompañas?

Efectopasillo2

(Photo credit: Wikipedia)

Si te has quedado por aquí, celebro tu curiosidad. Aunque tal vez guardes un interés morboso en conocer mis perspectivas de cara a estos cursos… Quién sabe.

Voy a ver si puedo darme el gusto de abandonar el “tono académico” que diría una amiga mía, y hablar con vosotros de manera más distendida. Más informal y cercana.

En fin, desde un primer momento puedo decir que todo el mundo ha cumplido con mis expectativas, de una manera espectacular… Y muchas veces, centuplicándolas.

Se puede decir que tengo unos sentidos agudos (tal vez sea resonancia con ell@s, asuntos de instinto o un radar como el de las bolas de dragón) respecto a la gente con potencial desaprovechado, a la gente con necesidad de ideales adecuados, a la gente con la necesidad de conectar consigo mismos y con el resto…

Pero ni siquiera eso me vale para medir al detalle exacto ese potencial. Aunque, y aún con esa falta de exactitud, tiendo a apostar por la gente así… ¿Y por qué?

Creo firmemente que con mantener contacto con ellos de la forma adecuada, es como se han dado las transformaciones por parte de ellos (y de mí mismo) en las personas que somos. Además, procuro ser para ellos una influencia valiosa, muestra de algo que se perdió o que tal vez todavía no ha llegado.

Resulta que esto sin duda está en nuestro potencial, como ya he dicho. Pero…

Todo ese potencial no vale una mierda pinchada en un palo si no hacen algo que lo desarrolle, que lo convierta en algo actual. Y no todos los algos son válidos para esto. Concretamente, hay algos y álguienes que sobran.

Para facilitar a algunos que entiendan mi postura… Diré que la decisión de cambiar algo en tu vida representa pasar por sacrificios e influirse, o más bien conducirse a uno mismo (tal vez otro diría “condicionarse”, pero odio ese término y lo que implica); y estos sacrificios y esfuerzos se ven sustentados por la promesa de una satisfacción a futuro.

Satisfacción a futuro que no suele producirse de la manera esperada, si se produce.

Siendo esto así, entenderéis que prefiera pensar en la idea latente en el Life Coaching como fortalecer y fomentar las decisiones basadas en creencias verdaderas y profundas (y recalco, verdaderas y profundas), en los valores apropiados, y en condiciones reales de enfrentamiento con los desafíos. Algo inherente a nosotros, ligado a nuestra teleología.

  • En vez del “haz como si lo fueras hasta que lo seas”, por ejemplo…
  • En vez de “vivir” en base a vanas expectativas y feas imposiciones…
  • En vez de actuar en base a lo falso, al oportunismo y a la manipulación…

Preferí pensar en el poder del contacto genuino con mi esencia y la del resto.

Y prefiero tratar de enseñar o aportar algo de chicha, de magia, a sus vidas.

Por tanto, cuando una persona asume creencias, toma decisiones, cambia sus valores y se plantea desafíos que le otorgan satisfacciones relativas de un modo presuntamente más rápido y sencillo… No puedo evitar sentir lástima por esa persona. Por supuesto, esto es un juicio de valor personal. El mismo que me hago yo, y que se hace cualquiera de los que rodea a las personas que alude este párrafo.

tranquil Hanoi

tranquil Hanoi (Photo credit: taveshala)

~~õ~~

Arrellanándome un poquito en la comodidad de mi hogar, os puedo decir que ha habido momentos bastante gilipollescos, momentos de tensión, momentos de alegrías y bajones tremendos, momentos de mandarlo todo a la mierda hasta que pase la tormenta…

Para dar y tomar, por así decir… Yo no he tratado con personas sectarias y adoctrinadas que me querrían comer la polla incluso si les prometo que eso les hará seductores o mejores personas, más exitosos con las mujeres o bien “machos alfa”.

He tratado con personas que han sufrido los estragos de estas formas de pensar, con las situaciones de riesgo, los daños psicológicos y las secuelas dejadas por esos “consejos”.

Con gente que tenía la vida jodida por culpa de ciertos patanes.

También puedo decir que no todas las personas a quienes he tenido el placer de conocer y ayudar con estos intercambios vinieron a mí por este motivo. Son demasiadas personas, y podrían haber sido muchas más… Pero no todas lo son.

Especialmente las mujeres aquí representan un papel importante, ya que han sido las demonizadoras de esos pensamientos aberrantes y subnormalidades varias que hemos llegado a tener que encarar en los intercambios y procesos de ayuda.

Algunas incluso testificando sobre cuestiones derivadas de tratar con elementos de esa ralea. Su forma de tratarlas a ellas, cómo hacían que llegasen a sentirse… Espantoso. Verdaderamente repulsivo para cualquier amante del amor y la mujer. Por suerte…

Ellas mismas y con su sola participación y presencia, cuando han querido ayudarme con esto, han logrado borrar de un plumazo gran cantidad de mierda de las mentes de más de uno de los chicos a los que también he hecho yo mismo un formateo del HDD.

Estoy bastante satisfecho con los resultados y las consecuencias en general, ya que al parecer estoy en racha de casos de éxito. Mejoran en condiciones de vida en general, pero destaco a quienes consiguieron mayor soltura y comodidad en su vida cotidiana, mejores habilidades para el trato social…

Y de paso, a quienes consiguieron pareja o siguen solteros pero con marejada alta en su vida sentimental. Todos entenderán a lo que me refiero, espero, sin ser obvio para ello.

Buscando inspiración

Buscando inspiración (Photo credit: Beforget)

También los hay que han conseguido pasar por malos tragos y superarlos sin tener que obviarlos o tratar de “inmunizarse” contra ellos… Con dos cojones bien puestos (o dos ovarios, en el caso de nuestras queridas féminas). Aunque las han pasado putas, y a veces eso se me contagiaba a mí, me alegro de haber estado ahí para ellos.

Me apetece listar unas cuantas cositas destacables de todas estas personas… Y lo siento, porque por aquí retorna un poquito el señor académico. Veamos:

  • Sus propios procesos de desarrollo y sus aportes a mis propias ideas. No solo han resultado en mejoras significativas para su vida, sino que han supuesto un avance en mi pensamiento y una confirmación a la hora de enfocarme. Ha sido cosa de mis pupilos (y de mi público también), un salto cualitativo en contenido y forma, en desarrollo y exposición… Y en aprovechamiento y eficiencia.
  • Su gran voluntad y esfuerzo. Que animan a cualquier persona a dar de sí lo mejor para poder ayudarles a lograr sus propósitos sin quitarles ese buen sabor que supone el lograrlo por uno mismo, aún recibiendo consejo y guía. No soy persona de manual de instrucciones, y procuro que quien aprenda de mí tampoco lo sea. No soy persona dependiente de consejos tampoco, pero los escucho y los tomo en consideración, y así es como aconsejo obrar con mis consejos.
  • Su actitud y la evolución de la misma. Señalando que no todos disponían de una actitud favorable o tan siquiera adecuada de entrada -lo cual equivale a decir sutilmente que demostraron ser un rato patanes en un comienzo, aunque lograsen luego cambiar-, por su “buen comportamiento” en mi presencia decidí apostar por ellos en vez de descartarlos como suelo hacer con la mayoría de las personas conflictivas (resentidos con la vida, las relaciones, y etc.) que necesitan ayuda de otro tipo de profesionales. El hecho de que yo creyese en ellos terminó por lograr que ellos también creyeran en su poder, y lograsen cambiar.
  • Su enfoque hacia perspectivas profundas. La gran mayoría de ellos, antes que buscar gratificaciones inmediatas (por ejemplo follar, para que nos entendamos) ha buscado más bien el salto cualitativo que mencionaba antes. Si tengo que creerme lo que bastantes personas dicen, poseo un magnetismo natural. Un halo, un aura, o sencillamente “duende”. Y lejos de ser algo con lo que se nace o algo que se hace, ellos y ellas han creído en mí cuando les he dicho que descubrieran su propia expresión de aquello que me atribuyen a mí. Que en vez de imitarme o “buscar mis patrones y modelarlos”, le echasen cojones a salir de sí mismos para volver a entrar en sí mismos… Y estar en contacto con su magnetismo, halo, aura, duende.
  • Su infinita generosidad y paciencia. Que ha sido necesaria en grado sumo, ya que el proceso por el que pasaron no ha sido color de rosa precisamente. Peor no lo iban a poder pasar de hecho, pero sacrificios han pasado muchos. Desde tener conversaciones en las que no se enteraban un carajo de lo dicho, hasta comprobar por qué digo de mí mismo que soy un cabronazo al verse estrellados contra el muro de la realidad actual… Por el placer de hacer que besaran aquello que soportan por no desarrollar su potencial sin tratar de sustituirlo por otras cosas.

~~õ~~

Por todo lo dicho, continuaré haciendo estos intercambios y procesos de apoyo con total confianza. Ya sé que por lo general no me vuelco tanto en venderlos como mucha gente lo haría, pero todos saben que yo pienso de otra manera.

Tanto en cantidad de personas como en calidad de las mismas… Prefiero tener menos de lo primero con más de lo segundo. También prefiero que sea mi labor la que hable por mí, y no la publicidad que me haga, pues al fin y al cabo, como publicidad también sirve y además es algo auténtico.

Como un gran amigo dijo: los que saben venderse bien usualmente no tienen nada bueno que vender, pero aquellos con algo bueno que vender no suelen saber venderse bien. Por mi parte, le doy la bienvenida a los que vengan, a los que se queden acojo… Y a quienes sigan su camino no retengo.

Como dijo una canción: tu camino es tuyo, si quieres yo me quito.

~~õ~~

Algunas personas van tan lejos como para preguntarme si podría mejorar la calidad de vida, obra y pensamiento de cualquier persona… Sinceramente, los hechos dicen que sí, pero yo digo que son ellos mismos quienes lo logran. Yo simplemente soy un catalizador. Cuando debo hacerlo, funciono bien de inhibidor o bien de promotor…

A veces me gusta considerarme “ingeniero de la felicidad”, un epíteto inspirado por los técnicos de WordPress (que son llamados Happiness Engineers). Otras soy un Brujo alquimista, que permuta el plomo interno en el cinabrio de la inmortalidad.

En China, el cinabrio es utilizado desde tiempos antiguos como elemento curativo (junto al oro, de hecho); en la medicina china tiene un uso importante para el restablecimiento de la vitalidad. Como recordaréis algunos, yo me vuelco en las líneas vivenciales: vitalidad, sexualidad, creatividad, expresividad, afectividad y trascendencia. 

Tal es mi amor por esta labor, que me lleva a marcar la diferencia.

Y al mencionar eso, soy consciente de la gran cantidad de profesionales capacitados que siguen estas mismas vías y viven como pequeños tesoros, esperando a ser descubiertos. También soy consciente de bastantes alhajas con dientes, que dicen mucho pero transmiten realmente poco y encima malsano.

Pero bueno, en la variedad está el gusto. Y para gustos, colores.

Dicho todo esto, hermosos y hermosas… Creo que cierro aquí este escrito, y que trataré de hacer que llegue a todos los que han recibido algún consejo o apoyo por mi parte en lo referido a brillar más con su luz y menos reflejando la de otros. Ya veremos qué opinan.

Abrazos a todos… Y besos para quienes inspiraron este artículo.

Si te ha gustado la lectura no olvides:

  • Puntuar: dinos cuánto te ha gustado y ayúdanos a ganar en calidad.
  • Comentar: queremos conocer tu opinión y sumar perspectivas para crecer.
  • Compartir: otros pueden beneficiarse también, y nosotros con ellos.

Puedes usar para ello los botones y formularios bajo estas líneas. ¡Gracias!

Kheldar

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s