Faltan unos días para el estreno de una película que no iré a ver. Otra que sí me interesa es anunciada como próximamente en cines, pero ya lleva dos, o tal vez tres semanas en cartelera.

Tres meses y pico de relativo descanso. Uno de sinvivir. Entre tanto, no perder la conexión con tu vida… Ni el enlace que te deja a tiempo en tu trayecto casa- clase/curro (y viceversa) es lo propio.

Sueños que te meten a la fuerza, en unas pocas horas, batallones de ideas frescas en la cabeza. Que te resuelven la vida sin abrir los ojos… Y el bendito don del olvido… Cohabitan.

Algo encaja. Alguien se une. Y de repente, una pregunta ilumina todo: ¿cuánto tardaremos en…? Y esa pregunta se repite, con distintos finales.

Mi gata se despereza por segunda vez mientras yo termino este escrito, y dos trabajos para la universidad.

Habría que menos-turbarse más.

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s