Hay ocasiones en las que hablarle a alguien sobre ciertos temas produce precisamente resultados contrarios a los que deseabas. Tal fue la sorpresa que me llevé al presentar el texto Odiar es demasiado sencillo en un foro dedicado a recuperarse de rupturas amorosas y otros menesteres (este sin tintes industriales, aunque algunos usuarios mencionan a Fabio Fusaro y a algún par de estafadores de la mafia del pick-up cuyos apodos pienso ahorrarme).

Lo hice compartiendo el siguiente mensaje junto al enlace:

Ayer tuve una conversación bastante intensa que me llevó a escribir un post ciertamente largo. Normalmente desaparezco de mi blog en verano, pero esta vez hubo que hacer la excepción. Parte de las ideas vertidas vienen de mi participación aquí, por lo que pensé en compartir en este foro un mensaje que dejé ayer por la tarde en Facebook para hablar de este post.

Dije:

Hace años, cierto chico le preguntaba a una chica qué diferencia había entre lo que yo le dije a ella, y lo que él le dijo. “Elegancia”, contestó. “Él no me inspira rechazo por sus formas”, añadió. Tal vez si ella hubiese decidido mirar un poco más allá, hubiese encontrado a un chico vulnerable que no sabía expresarse de otra manera y le hubiese dado una oportunidad… Además de ayudarle a encontrar un modo que le sirva y represente mejor.

Tal vez él debía revisar si sus formas nacían de la apreciación o del deseo de posesión… Y si, en algún sentido, también se estaba guiando a través del rechazo por no mirar más allá (de sí mismo, de lo que da y recibe, de todo)… Y ver en qué se estaba fallando a sí mismo.

Me comentaron que esta apreciación no quedaría mal dentro del texto en sí mismo… Pero no la hice por eso.

La hice por evitar mencionar directamente a personas que se preguntan qué coño les pasa a los demás, cuando el problema son ellos. O su actitud. O su trato hacia los demás. O su falta de empatía y honestidad. Demasiado tienen ya con la pérdida que se provocan siendo así, como para hacerles sentir culpables por ser como son.

Así que, en resumen, es un texto para quien se pregunta cómo dejar de perder a las personas… O al menos, a quien te aprecia y valora pero se tiene que apartar (de ti, o de mí) por ser una influencia tóxica.

La solución es un tetrafármaco: conocerse a uno mismo, aceptarse como se es, expresar lo que somos/creemos/deseamos, y amar(nos) incondicionalmente.

Aunque suene abstracto, es un proceso muy sencillo. Uno comienza a buscar en sí mismo y no en lo de fuera, por ser lo que más cerca está. Acepta lo que encuentra y no lo rechaza, porque así jamás puede transformarlo en algo positivo ni cambiar a mejor. La forma más rápida y sencilla de cambiar algo es expresarlo (no en vano en todas las historias sobre videntes se dice que el futuro cambia sólo con hablar de ello)… Y tomar decisiones productivas; como la de ofrecer amor, honestidad y perdón de manera incondicional. Por uno mismo, porque nos hace bien.

No voy a traer el contenido aquí para que Google no penalice ni a mi web ni a este foro. Pero dejo un enlace para los interesados:

Odiar es demasiado sencillo, un post de La Vida es Fluir.

Si tenéis tiempo y ganas de conocer una perspectiva y a uno de los nuevos habitantes del foro, acompañadme en dicha lectura.

Un fuerte abrazo.

Uno esperaría que, en un sitio así, se comprenda la importancia de no odiar a tu ex pareja ni a ti mismo, y más aún, la de no proyectar ese sentimiento hacia tus futuras relaciones con el sexo deseado…

Pues no. La única reacción pública que obtuve por ahora (puesto que hubo otras más positivas en privado) fue esta:

El odio es un sentimiento radical que es demasiado negativo para albergar nada bueno, es ira acumulada, hay que buscar el origen, ya sea un trauma u otro tipo de patología, por lo que hay que hacer una labor de introspección. Cuando ese odio se canaliza a una persona, normalmente es porque esa persona ha desencadenado el desencuentro y es el receptáculo, o tiene algo que el que proyecta ese sentimiento, desea, anhela, etc… La sociedad genera deseos, y los deseos se programan. Si no sales de esa programación y te reprogramas, terminas siendo parte de ese conjunto manipulado para comprar, querer, etc. lo que le dictan, no lo que le conviene.

Tu amigo Michael, bueno, actúa como una persona que trata de ayudar pero no sabe, que es casi peor como no ayudar.

Su amiga, tiene una carencia espectacular, que afecta a muchas mujeres y hombres: autoestima. Utiliza el comportamiento propio que ha conocido, sexo por afectividad. Al final sale engañada, frustrada y con complejo de “fulana”, sintiéndose todavía peor.

Los comentarios de esos justicieros emocionales que leyeron el tema de tu amigo Michael y “pasaban por allí”, actuaron siguiendo sus prejuicios y complejos, proyectando un aura de maquiavélica e innecesaria ceremonia de “vamos a matar al mensajero”. Total, que tenemos a un hombre que ayuda (malamente), y acusan a la mujer de no fijarse en él. Pues no, los sentimientos no se pueden crear, la lógica puede decir que esa chica ganaría si se fijara en hombres así, pero sus sentimientos no se aplican con lógica, porque es imposible. Esa es la realidad, el corazón siente y el cerebro piensa, y ambos no se comprenden.

El ego es algo común a nuestra sociedad. Tratamos de sobresalir y sentirnos el centro de atención, no podemos ser uno más, debemos ser el sobresaliente… error. Luego por eso surgen los desencuentros, el choque de egos.

Odiar no es fácil, no nos equivoquemos, odiar es un error y su producto es una vida frustrada.

Si tú también te has quedado de piedra, y quieres saber cómo reaccioné ante esta demostración de fatalismo y fanatismo, sigue leyendo. Desde ya te aviso que fue una respuesta larga y algo enrevesada… Muy en mi onda. Y te comento también que hasta el momento de escribir esto el otro usuario ha evitado contestar, cosa que puede que cambie.

A muchos que lean sus palabras les va a sonar perfectamente lógico y van a concordar con lo que expone en gran medida… Sin embargo, me gustaría hacer notar unas cuantas cosas al respecto. Y lo haré compartiendo la respuesta que le di.

Préstame un poco de atención sin distracciones, por favor.

Saludos.

Gracias por tu aportación. Me gusta que te hayas tomado tiempo para hacerla extensa. Sin embargo, te diré que por lo que es más interesante para mí es porque caes en lo mismo que criticas… Y puede que si te explico lo que percibo, nos entendamos. Voy a ello.

1. Dices que el odio es irracional e ira acumulada… No necesariamente. Hay odios aprendidos por interacción social y cultural, odios fruto de la incomprensión de situaciones y la mala gestión emocional y odios que surgen de percibir violencia contra uno mismo que realmente no se da. Y hablar de la programación me hace pensar en ciertas pseudociencias que hablan de la mente como si de un ordenador se tratase, y como si la conociesen en su totalidad… Cosa que la ciencia neurológica, psicológica y psiquiátrica todavía no ha conseguido, amigo mío.

2. En base al punto 1, podría afirmarse que tú haces lo que dices que hace Michael: hablar sin saber. En primer lugar, porque no sabes nada sobre Michael y su amiga, ni sobre el tipo de relación que tienen.

Yo conozco a Michael desde hace al menos cuatro años y no me canso de descubrir cosas sobre él. Nosotros nos relacionamos en una comunidad que no está dedicada precisamente a olvidarse de tu ex y a recuperarte de vuestra ruptura; sino en una comunidad que está dedicada a explorar nuestra identidad y saber conectarla con nuestras vidas para no vivirlas por pura inercia, sino con conciencia. Michael es un tipo extraordinariamente bien capacitado para hablar de relaciones sin codependencia, por ejemplo. Hemos explorado juntos cómo funciona la atracción, la comunicación, la sexualidad, las ambiciones y propósitos, los principios vitales que uno escoge mantener; y en qué manera influencian a la identidad y a nuestras relaciones. Y tiene más que controlado el tema de ser el chico que la escucha pero no sale con ella, ni se casa con ella, ni tiene sexo con ella. Lo escoge voluntariamente, en ciertas situaciones… Como la que estamos exponiendo.

Por otro lado… No consideré necesario aclarar que no se trata de una relación convencional de amistad, ni de ligue, ni de pareja. Pensé que se nota, pero parece ser que no… Y que cada uno decide interpretarlo desde la clase de relaciones que son su interés y objetivo fundamental propio. Es lo que pasó con los otros comentaristas, y probablemente también contigo. Entonces, ¿qué clase de vínculo mantienen?

Son parte de una relación DD/lg (dominant daddy/little girl). Eso significa que exploran el lado oscuro de las cosas juntos. No tienen contacto sexual ni interés romántico. No es platónico. No es un enganche unilateral frustrado. No son familia carnal, ni están unidos por familia política. Es una dinámica que se da en relaciones donde uno de los miembros es, generalmente, bastante mayor en edad; y más avanzado en afrontar experiencias y situaciones que el otro miembro está apenas comenzando a descubrir. Es una guía en el sentido que normalmente no está bien visto sacar en público y no es fácil explorar con otra persona, y que muchos padres no son capaces de suplir a sus hijos.

Esta relación se basa en darle a la otra persona un apoyo que no recibiría en su círculo habitual (especialmente dado que las personas de su edad suelen tener desarrollos parejos). Una comprensión sin límites. Una preocupación que no se basa en tu deber moral, sino en tu deseo de que tenga una buena vida. Herramientas, reflexiones, y otras historias que consigan que esa persona se desarrolle positivamente. Y si quiere ser un buen apoyo para ella, es normal que se adentre en su drama y procure que ella aprenda a salir de esas situaciones y manejarse con esa clase de obstáculos. Y fue precisamente una forma basada en no guardar ira ni resentimiento contra sí misma por sus malas decisiones, ni culpa por haberse dejado estafar de esa manera. Todo lo que hizo fue hacerle comprender que bastaba con una decisión para rectificar su conducta e impedir que continuase en la espiral culpa-autodestrucción-depresión.

3. Su amiga (de tenerla, lo cual de momento es únicamente una valoración personal tuya) tiene la misma carencia que podemos tener todos en la vida, y no es precisamente “espectacular”. Es más bien la jugada del Capitán Obvio, el fruto esperable de la forma en que nuestra sociedad opera y la cultura que se estila ahora mismo. Hombres y mujeres cosificados y cuantificados en base a su aspecto, sus posesiones, su poder adquisitivo y otras superficialidades (partes de una vida, pero no tan representativas como la totalidad de ésta)… Y personas que viven comparando el estereotipo del éxito con su situación actual. ¿Se aproxima? Me siento de puta madre. ¿No es el caso? Entro en crisis. A veces, incluso aunque se haya cumplido el estereotipo del éxito, es su vacuidad la que provoca las crisis y la falta de autoestima… Por basar tu vida en una fachada. Ni más ni menos.

Sin embargo, hablando de eso desvías el foco de atención del tema principal, que no es que ella no se valore o no tenga autoestima. Es que hay demasiados hombres que no le van a prestar atención si no hay una interacción sexual con ella, y no van a molestarse en tratar de conocerla como persona. De que ella se sintió terriblemente al descubrir que estaba siguiéndoles el juego, tan sólo por mantener el contacto. De algo que voy a exponer más adelante, y que vas a ver en negritas y subrayado.

4. Has cometido el mismo error que cometieron los comentaristas alienados por la idea de no ser absorbidos por el drama de las mujeres que hay en su vida: dar por hecho que conocen la realidad de la situación que se ha expuesto. Y reitero que no se trata de que ella se fije en unos hombres o en otros, ni de quién consigue verla desnuda o acostarse con ella. Se trata de que hay que hacer una reflexión sincera sobre si nosotros provocamos o alentamos ese comportamiento en alguien, y corregirnos si es preciso.

Como acabo de señalar en el punto 2, no tienes todos los datos que necesitas para decir lo que dijiste tan rotundamente. Con lo cual, y principalmente para llenar los huecos de lo que desconoces, estás proyectando tus percepciones y concepciones sobre lo que has leído… Y por tanto, no estás entendiendo, sino interpretando a tu antojo. Cosa que está bien, porque mientras seas capaz de reconocer esto, podrás acceder a tus zonas oscuras y traer un poquito de luz contigo. 🙂

5. Los sentimientos tienen su propia lógica, y otra cosa es que tú no la conozcas o no la sepas aplicar. Se basa en lo dicho al iniciar el hilo: conocer, aceptar, expresar. Sin más.

La lógica de las emociones pasa por entender que pueden coexistir, que reprimirlas no sirve de nada bueno porque se acumulan y estallan, que hay que saber expresarlas sin rebusques, y que el hecho de que se contradigan no hace que sean excluyentes porque cada una tiene una razón de ser que conviene entender Y aprovecho que hablas de “matar al mensajero” para decirte que es la actitud habitual en este tema. Demasiadas personas se limitan a tratar de apagarlas o apartarlas de su foco de atención sin atender al mensaje que llevan… Y sin solucionar la causa.

Poniendo un ejemplo (tristemente común hoy en día): es normal sentirte mal cuando alguien a quien quieres te decepciona o te hace daño, pero no dejas de querer a esa persona. En especial, si el vínculo es muy fuerte. Puedes tener un familiar adicto a las drogas que os roba a todos, que malvende vuestras posesiones, que os manipula y os maltrata psicológicamente, y muchas cosas más… Y aún seguirás queriendo ayudarle a salir de ese pozo, tratando de perjudicarle lo menos posible. Quererle y sentirte violentado coexisten. Querer ayudarle y protegerte tú coexisten. Aceptarlo y expresarlo ayuda a aclararse, y también a darte cuenta de una verdad fundamental: esta persona está haciendo las cosas lo mejor que puede y sabe en este momento, con estas circunstancias. Ahí es donde entra en juego el amor y el perdón incondicional que menciono en alguna parte. Principalmente porque, aunque te haya hecho daño con sus malas decisiones, más daño te harás tú si te aferras al rencor y lo dejas convertirse en odio.

Con esa claridad en mente, se puede buscar una solución que ayude a esa persona y a la vez proteja de sus malas decisiones a todo el que podría ser afectado por ellas.

6. Puede que tengas razón en mencionar el ego, pero tal vez no en la dirección que sigue tu planteamiento. No veo quién está intentando sobresalir. No creo que la amiga de Michael (de 19 años de edad y apenas empezando a explorar su sexualidad) quiera ser el centro de atención. Si quieres expandirte más sobre el motivo por el que lo mencionas, tal vez me entere mejor de lo que quieres exponer.

Hablando de esto, los puntos anteriores pretendían aportar claridad al tema en general. Sin embargo, no puedo revelar más detalles sobre su situación ni ponerme a divagar sobre la tuya. No te conozco de nada, y no quiero suponer. No obstante, esta es la única verdad que puedo dirigirte hoy: estás hablando desde tu paradigma, y no desde una postura de comprensión que busque claridad y enriquecimiento. Personalmente, percibo más interés por “corregir” lo que se ha expuesto (lo cual podría entenderse como “imponer tu criterio”, también). Es únicamente una impresión, de todas formas.

Con lo cual… Finalizaré diciendo que odiar sí es fácil, porque ni siquiera necesitas elegirlo. Te basta con no oponerte a ello.

Pero resulta que para perdonar, para buscar la claridad, para vivir el amor, la aceptación y la entrega de forma incondicional, y para estar ahí para otra persona (aunque no le vayas a bajar las bragas en tu vida)… Sí que hacen falta muchas cosas. Voluntad, carácter, decisión, empatía, apertura, honestidad y gratitud; son varias de las que se me ocurren.

Y estoy de acuerdo contigo en que odiar es un error… Porque, como dice el proverbio, es como tomarte tú el veneno esperando que el otro se muera.

~~~~~~

Como este texto resulta lo bastante extenso por sí mismo, deja que te pregunte…

  • ¿Opinas como esta persona, o diferente?
  • ¿Qué experiencias te han llevado a ello?
  • ¿A quién consideras responsable o la mayor influencia?
  • ¿Cómo justificas tus ideas y comportamiento al respecto de este tema?

Si conseguimos una Conversación Vital más honesta, profunda, respetuosa y abierta; ganamos todos. Tal vez ayude a ello la entrega nº 6 del Training Gratuito, basada en la Claridad.

Tus comentarios son bien recibidos. Es posible que tarden en aparecer y en recibir una respuesta, porque yo también tengo una vida de la que ocuparme… De todos modos, si te tomas el tiempo de dejar una opinión constructiva y que invite al diálogo, te garantizo que no te dejaré hablando a solas. 😉

Un fuerte abrazo.

Sergio Melich (Kheldar)Autor: Sergio Melich (Kheldar)
Pedagogo al 50% y subiendo, comunicador y mentor por vocación (y pronto, más). Autor de las webs La Vida es Fluir & Play it Sexy!, Aventurero y Heartist (persona comprometida a vivir, crear y obrar con cabeza, corazón y conciencia). Escribo sobre el Buen Vivir: autoaprendizaje, estilo de vida, habilidades sociales, relaciones y más.

¡Comentar es sexy! No temas compartir tu punto de vista; nos encantará leerte.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s