Lo que aprendí tras muchos eventos para poder seguir disfrutándolos

Como todos los que nos ganamos la vida con esto del interné, me veo en la necesidad de acudir a eventos por todas partes. Y eso que no es algo que hiciera en principio.

De hecho, apenas he empezado a tomármelo en serio este año. ¡Habré ido a un evento cada semana como mínimo! Y en la mayoría lo pasamos tan bien que nos olvidamos de hacer fotos.

Pero no siempre fue, es ni será así. No todo el mundo sabe crear eventos alucinantes.

Antes me invitaban a tertulias, a talleres y a cosas así, e iba porque los montaba gente que conozco y en quienes confío… Y aún entonces pasaba ratos de apuro.

Me aburría. Me dejaban de aportar. No podía cuestionarles sin herir sus egos. No podía demandar valor sin que trataran de ponerme en mi sitio.

Pasa si quieres que te cuente cómo resolví este atolladero.

Sigue leyendo

Del acoso a la Autenticidad (o de por qué nunca vas a sentirte a gusto entre personas que se autoengañan cuando tú quieres claridad para tu vida)

Una de las estrategias que muchas personas tienden a utilizar es la de copiar -”modelar”- las maneras de otras, con la falsa creencia de que esto les ayudará en su camino de autodescubrimiento y en su búsqueda del éxito.

Pero esto en realidad es muy peligroso, porque se produce una desconexión contigo mismo. Si lo hiciste, recordarás que empezaste a probar de todo y que tu única intención era encajar como fuese, sin más. Encajar y punto. Sigue leyendo

Reflexiones en Abierto – ¿Por qué salvarías o condenarías la vida de pareja?

Si me llevas leyendo el tiempo suficiente, sabrás que soy el tipo de persona que se hace preguntas de todos los calibres. Una serie de preguntas bien sembradas fue lo que le dio vida a este espacio, de hecho.

Todo comenzó compartiendo mis propias ideas acerca de temas en común con un público dado, al cual me gané por ser brutalmente honesto y no aceptar mareos.

Pasado un tiempo, añadí otros temas que captaron mi atención, y una nueva intención. Sin cambiar la dinámica de compartir lo que pienso, quería remover vuestros culos en cualquiera que sea el asiento que uséis. Agitar vuestras conciencias, generaros un interés por hacer las cosas mejor y que salga algo bueno de todo ello.

En resumen: amplificar vuestra curiosidad natural.

Me gusta contagiar esa actitud a los demás, y cuando estoy conversando, a menudo aprovecho para soltar un par de esas curiosidades y crear debates molones.

Me gusta tratar de llegar a una comprensión global que me permita ampliar mi perspectiva y apreciar las de otros a la vez, aunque sea complicado de cojones.

Y por eso… Hace unos días lancé una pregunta bastante potente: por qué salvarías o condenarías la vida de pareja. Para mi sorpresa, bastante gente quiso mojarse. Sigue leyendo

Joder, Caperucita, ¡cómo cambió el cuento!

“Cuando algo dura es que no sopla velas a modas pasajeras.” (SFDK)

La Vida es Fluir va a cumplir siete años en apenas una semana. El 6 de mayo.

Quién lo diría cuando abrí un WordPress gratuito por primera vez…

Este sitio representa una de las relaciones más largas en mi vida, solamente superada por algunas amistades y por las artes marciales.

Es una suerte de testigo de los cambios en mi relación conmigo mismo y con mi vida. Y en muchos sentidos está reflejado un tránsito que todavía me sorprende ver.

Algunos son más banales y otros hasta me preocupan. Así que te hablaré de todo esto, ya que me ha saltado a la vista. Vente conmigo y recuerda tiempos distintos (quién sabe si mejores). Sigue leyendo

Por qué un hombre libre es la cosa más terrorífica para una mujer

Un hombre libre es una de las cosas más aterradoras para una mujer.

Porque, una vez que el hombre se libera…

No puede ser adiestrado.
No puede ser moldeado.
No puede ser controlado.

No puede ser manipulado para ser quien queramos que sea.

Te quejas de que tu hombre no es lo bastante fuerte. De que no te folla lo bastante duro, lo bastante bien o con la frecuencia adecuada. De que no es lo bastante intenso, apasionado, excitante o masculino.

Dices que quieres un Rey, que sea estable y maduro.

Pero lo que no estás entendiendo es, que la cosa exacta que haría de este hombre todo eso y mucho más…

Es precisamente la misma que, cuando se manifiesta en serio, amenaza con destruir por completo cada una de tus fantasías Disney, así como los condicionantes religiosos y sociales que las mantienen vivas.

Y esa mierda es terrorífica. Sigue leyendo