Por qué un hombre libre es la cosa más terrorífica para una mujer

Un hombre libre es una de las cosas más aterradoras para una mujer.

Porque, una vez que el hombre se libera…

No puede ser adiestrado.
No puede ser moldeado.
No puede ser controlado.

No puede ser manipulado para ser quien queramos que sea.

Te quejas de que tu hombre no es lo bastante fuerte. De que no te folla lo bastante duro, lo bastante bien o con la frecuencia adecuada. De que no es lo bastante intenso, apasionado, excitante o masculino.

Dices que quieres un Rey, que sea estable y maduro.

Pero lo que no estás entendiendo es, que la cosa exacta que haría de este hombre todo eso y mucho más…

Es precisamente la misma que, cuando se manifiesta en serio, amenaza con destruir por completo cada una de tus fantasías Disney, así como los condicionantes religiosos y sociales que las mantienen vivas.

Y esa mierda es terrorífica. Sigue leyendo

Nuestro legendario personal – cómo nos afectan las historias que contamos sobre nosotros

                                        

Somos narradores…

Eso es lo que diría si me preguntas por lo primero que me viene a la cabeza para describir a los seres humanos.

Cuentacuentos. Historias con patas que son conscientes de sí mismas y capaces de desgranarse, de darse a conocer ante un público.

Unos más capaces que otros, por supuesto.

Somos narradores, sí… Pero también somos las historias que llevamos a cuestas.

Historias que creamos cada día, caracterizadas por lo que sea que queremos destacar. Generalmente por los altibajos. Y al compartirlas con el mundo, y al revivirlas nosotros mismos, estamos dándole forma a nuestro presente.

¿Qué me dirías si te confesara que podemos crear nuestras historias de manera que nos ayuden a vivir con mayor sentido y propósito? Sigue leyendo

La fragilidad actual de las relaciones

¿Por qué la sociedad de hoy parece condenada y resignada al fracaso tan frecuente de las relaciones? ¿Qué pasó para que nuestra cultura moderna nos lleve a experimentar fracasos amorosos continuados? ¿Hemos olvidado lo que es en realidad el amor? O, mejor dicho… ¿Hemos llegado a saberlo en algún momento?

Sigue leyendo

Las 6 cosas que desea un hombre consciente de la mujer

Estos días escucho a las mujeres decir que quieren un hombre evolucionado y consciente. He decidido que eso, a grandes rasgos, significa que quieren estar con un hombre que pueda ver su humanidad por completo, los profundos regalos que ofrecen como mujer femenina y ser humano, antes que centrarse en su culo. También debe haber abrazado su propia dosis interior de feminidad, para poder acoger verdaderamente a las mujeres femeninas de su medio. Seguramente haya más que decir al respecto, pero no quiero exagerar este punto. No diré, de todas formas, que yo sea un hombre evolucionado, ya que me podría perjudicar si lo hago. Todavía como hamburguesas con queso, así que…

Sin embargo, una mujer madura y brillante a la que considero evolucionada, me preguntó recientemente lo que un hombre evolucionado quiere de una mujer. Así que, con su pregunta como única credencial, allá vamos:

(Nota rápida del autor original: esto puede tocar puntos sensibles debido a los siglos de opresión masculina sin equilibrio; te invito a ver más allá y encarar las nuevas posibilidades en que las energías masculina y femenina pueden conformar auténtica sabiduría) Sigue leyendo

Ecología de la Atracción (1): Cambio, Valores y Amor Propio

Algunos dicen que tu viaje se nota en la forma que vives el presente.

Por ello, me gustaría hacer de este texto una historia sobre nosotros.

Específicamente sobre mí, pero especialmente sobre ti. Me gusta dar ejemplo practicando lo que predico, y predicando lo que practico. Vivir para contarlo, como dicen unos genios.

En cualquiera de mis perfiles tengo entre mis contactos a personas que me conocen desde hace tiempo suficiente; desde hace tantos años que pueden recordar (o eso creo, y espero) mi rechazo y descontento con el sistema, mi negativa a tomar alcohol de ninguna forma, y otras historias de vicios y virtudes.

También me vieron proclamar otro de mis pilares fundamentales: que no necesito formar una pareja para tener una vida sexual y sentimental plena… E incluso cumplir mi palabra, siempre sin mentir ni manipular a nadie (aunque algunos me tachasen de cabrón en esos momentos; por motivos tan graciosos como no poder evitar gustarle a una persona que ellos deseaban y tampoco poder evitar las ilusiones y pajas mentales de la otra persona, a pesar de haber dejado todo claro de buen comienzo.).

De hecho, todavía hoy se me ve hacer declaraciones similares, y vivirlas.

¿Es esa la imagen que tienes de mí por lo que lees y ves en mis perfiles? ¿Es la que tienes por haber coincidido conmigo en alguna ocasión? ¿Te suena de alguna conversación entre nosotros?

Esas mismas personas hoy saben que dejé de definirme a través de lo que rechazo… Y empecé a hablar de lo que busco y favorezco. Empecé a responsabilizarme de mí. Sigue leyendo